El beso en la boca entre Manuela Carmena e Íñigo Errejón es, sin duda, la gran imagen de la campaña del 26M. Los candidatos de Más Madrid sellaban así su apoyo al colectivo LGTBI en un acto en la capital.

Publicidad

Este viernes se celebra el Día Contra la LTGBIfobia pero Carmena y Errejón se adelantaban este jueves, en un acto en Madrid. Ambos acudían a un conocido local del centro, Medias Puri, en un nuevo acto electoral de cara al 26M. Y allí sucedió. Aunque se esperaba desde hacía tiempo, los candidatos a Ayuntamiento y Comunidad se daban un beso en la boca a petición de los presentes.

Ya el día anterior, durante su paseo por la pradera de San Isidro, Carmena había dicho ante los gritos de unos seguidores: “Creía que estaban diciendo que se besen”. Algo que provocó la risa de Errejón. Y es que gritaban “presidente, presidente”.

Pero este jueves sí sucedió. Los asistentes al acto de Más Madrid pidieron a sus candidatos que se besasen. Llevados por el lema “Ames a quien ames, Madrid te quiere”, ambos cumplían la petición y se daban un beso en la boca.

El propio Errejón subía a Twitter la secuencia del beso: “Frente a los que quieren un Madrid en blanco y negro, hoy celebramos que #AmesAQuienAmesMadridTeQuiere #MadridEsLibertad”.

Colectivo LGTBI

Carmena y Errejón centraron su discurso en destacar la importancia internacional del Orgullo madrileño. Y en criticar a PP y Vox por sus manifestaciones en contra.

La primera fue Carmena, en relación a las declaraciones de Cayetana Álvarez de Toledo, asegurando que compraba las magdalenas en un supermercado. “¿Si Carmena hace magdalenas no es un poco bollera?”, preguntaba Elsa Ruiz, una de las presentadoras del acto.

“La bollería tiene muchísima importancia porque es dulzura, es suavidad, es delicia, es algo de lo que se te llena la boca de felicidad”, contestaba Carmena ante el estallido generalizado de los asistentes.

La candidata a la Alcaldía pidió el voto al público. Pero también que convencieran a sus allegados. Y, por último, que celebrasen la democracia el próximo 26M.

Por su parte, Errejón dejó claro que la fiesta del Orgullo no se moverá del centro. “No estará ni en la Casa de Campo ni en el armario, sino en el Centro, engalanando Madrid”, dijo. En una referencia clara a las propuesta de Vox, que pretendía sacar la celebración a las afueras.

Publicidad

Comentarios