La autopsia a Blanca Fernández Ochoa revela que la deportista tomó Sinogan, un medicamento sedante. Pero, ¿qué y cómo actúa esta medicina? Los análisis de Toxicología analizan ya si la dosis fue excesiva.

Publicidad

Los resultados preliminares de la autopsia realizada al cuerpo de Blanca Fernández Ochoa revelan que la deportista tomó Sinogal. Los médicos, según publica el diario ‘El Mundo’ este viernes, han recogido pruebas de estos restos de medicamento, que aparecían en el estómago de la deportista. Serán enviadas al Instituto Toxicológico de Madrid. Allí podrá conocerse qué dosis tomó y el efecto que esa cantidad pudo tener en el organismo de Blanca.

Es decir, tratarán de averiguar si la dosis fue superior a la recomendada. Y, sobre todo, si eso pudo causar la muerte de Blanca Fernández Ochoa en el Pico de La Peñota.

Pero, ¿qué es el Sinogan y cómo actúa este medicamento? Se trata de una medicina que puede ser utilizada para varias dolencias. En ocasiones se mezcla con otros medicamentos, siempre en función del tratamiento prescrito por los médicos.

Aunque con muchos años de historia, poco a poco ha caído en desuso ya que hay otros fármacos con menos efectos secundarios que sirven para lo mismo.

Sinogan es una de las marcas comerciales de la levomepromazina. Se trata de un antipsicótico de efecto sedante. Normalmente se utiliza para tratar la esquizofrenia y la psicosis. También se puede recetar como un somnífero para casos graves de insomnio. Y en los pacientes con trastorno bipolar, como el que Blanca sufría, también es habitual como tranquilizante. En esos casos, sirve para controlar los episodios de delirio y agitación que sufren estos enfermos.

El Sinogan suele tomarse en gotas y entre sus efectos secundarios se encuentran movimientos anormales, incapacidad para permanecer quito, anomalías en el ciclo eléctrico del corazón y una presión arterial baja.

En dosis altas puede comprometer la salud de quien lo toma. Por eso, los investigadores tendrán que determinar si la cantidad fue la correcta o no. De momento, se inclinan porque Blanca hubiese sufrido una sobredosis de pastillas. Y, en ese caso, si fue intencionada o no.

Sin violencia

La autopsia también ha revelado ya que el cuerpo de la esquiadora no tenía golpes, contusiones ni hematomas. Sin signos externos de violencia, tampoco presentaba heridas de arma blanca, golpes en extremidades ni tenía fracturas de hueso. Todo ello confirma que la esquiadora no sufrió ningún tipo de caída.

Además, se ha calculado que Blanca llevaba muerta entre siete y nueve días, prácticamente desde su desaparición.

Además, el corazón de la deportista ha sido enviado al laboratorio de Anatomía Patológica. Allí, su análisis podrá determinar si sufrió un infarto. También si fue consecuencia del consumo de esas pastillas o bien le sobrevino por otra patología, aún por determinar.

Velatorio

La familia ha pedido que el velatorio se realice en Cercedilla. Algo que estaba previsto para este jueves, pero que tendrá que darse este fin de semana finalmente.

La intención de sus hijos es incinerar el cuerpo de Blanca Fernández Ochoa, pero tendrán que tener la autorización del juez. Éste determinará si se han realizado todas las pruebas pertinentes y permite la incineración.

Publicidad

Comentarios