El botellón se ha convertido en el nuevo escenario preocupante de contagios. Las playas y calles se han llenado este fin de semana de jóvenes ante el cierre de las discotecas, trasladando la fiesta fuera de ellas. La medida con los locales de ocio nocturno no parece haber tenido el efecto deseado.

El cierre de las discotecas en Cataluña pretendía ser una medida efectiva a las fiestas sin control, evitando así uno de los escenarios en los que más contagios se producen actualmente. Sin embargo, el botellón en calles, playas y parques ha sido la alternativa irresponsable de los jóvenes, que no están dispuestos a dejar de lado su vida social.

Aunque sin llegar a datos de un sábado cualquiera, este fin de semana los botellones hacían saltar las alarmas. Las mascarillas brillan por su ausencia, la acumulación de jóvenes, que incluso comparten vaso, y la irresponsabilidad de muchos puede llevar a días negros en Cataluña.

La medida de la Generalitat pretendía acabar con las salidas de ocio nocturno en Cataluña. Pero ha sido todo un fracaso. Los bares musicales mantuvieron su actividad hasta las 3 de la madrugada. Salvo en Barcelona y Badalona, donde deben bajar la persiana a las 12 de la noche.

Los locales cumplieron la normativa escrupulosamente, según han confirmado los Mossos. Pero los jóvenes trasladaron la fiesta a las playas, donde el botellón reunía a decenas de ellos. La Guardia Urbana no impuso, sin embargo, ninguna sanción al respecto. Las escenas de botellones se repitieron en otras localidades como Castelldefels.

El cierre de discotecas, al juzgado

Los empresarios del ocio nocturno son, sin duda, los grandes perjudicados. Cifran la caída de ingresos en un 80% de lunes a jueves y de un 50% en fines de semana. Pese a ello, confían en salvar la temporada de verano.

Además, han pedido que no se demonice al ocio nocturno, pese a que muchos de los rebrotes han surgido precisamente en ellos. La federación catalana de locales de ocio nocturno y el gremio de salas de discotecas de Barcelona llevarán su cierre a los tribunales.

Este lunes presentarán un escrito porque consideran que la medida «vulnera derechos fundamentales». Y piden la suspensión inmediata de la misma. También critican que el cierre se ordenara el viernes, cuando no había margen de maniobra.

Comentarios