Carmen Calvo ha salido al paso y desvincula ya la reforma del Código Penal de la mesa de diálogo en Cataluña. La vicepresidenta asegura que Sánchez no hablará de ello con ningún presidente autonómico.

Publicidad

La vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo ha salido al paso este lunes y ha asegurado que la reforma del Código Penal que plantea el PSOE “no forma parte, en absoluto” de la mesa de diálogo con Cataluña. Desvincula así un tema del otro y asegura que Sánchez no hablará de ello con ningún presidente autonómico.

“La reforma del Código Penal es un instrumento legislativo que no va a ser sometido a ninguna negociación, a lo único que va a ser sometido es al debate parlamentario”, ha dicho Carmen Calvo.

Sedición

El Gobierno quiere impulsar una reforma que incluya la revisión de penas en los delitos de sedición y rebelión. Se contempla una rebaja de las condenas. Lo que afectaría, por el principio de retroactividad, a los condenados por el 1-O.

En esa propuesta, de la que se hará cargo el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, también se reformará el consentimiento en las relaciones sexuales. Así, sólo ‘sí’ será ‘sí’. También se incluirán delitos medioambientales.
Se trata de una medida que los de Sánchez pueden presentar en solitario al Congreso. Y es que no está incluida en el acuerdo de Gobierno con Podemos. Por su parte, los de Iglesias pueden presentar su propia propuesta.
Calvo ha explicado que se trata de una reforma cuya necesidad ya había advertido el Gobierno anterior de Sánchez. “No es tanto urgencia como necesidad. Hay tipos penales de nuestro país que no están a la altura del derecho comparado en Europa”, matizaba.
Publicidad

Comentarios