Carmen Calvo ha descartado un referéndum sobre la monarquía, asegurando que «la Jefatura del Estado no está en cuestión». Así contestaba a una pregunta del diputado de Bildu Jon Iñarritu.

La vicepresidenta Carmen Calvo ha sido la encargada de descartar un referéndum sobre la monarquía, que conllevaría una reforma constitucional. Ha asegurado que «la Jefatura del Estado no está en cuestión». Sobre todo, porque «es nuestro marco constitucional».

Respondía Calvo así a la pregunta del diputado de Bildu Jon Iñarritu en la sesión de control al Gobierno de este miércoles. Desde su escaño, Iñarritu preguntaba «que más tiene que pasar» para que se plantee un referéndum sobre la monarquía. Lo pedía a colación de las informaciones relativas al rey Juan Carlos, que Pedro Sánchez calificaba, incluso, de «inquietantes» y «perturbadoras».

Carmen Calvo ha recordado el proceso de gran «envergadura» que supondría reformar la Constitución de esa manera. Obligaría, entre otras cosas, a un amplio acuerdo parlamentario. Así como a la convocatoria posterior de elecciones generales. «No está previsto ningún referéndum que desemboque nada más y nada menos que en un cambio de la Constitución de esa envergadura», ha dicho tajante.

Además, ha explicado que podría hacerse si una inmensa mayoría de partidos parlamentarios lo llevaran en su programa electoral. Algo que no sucede ahora mismo.

En su respuesta, la vicepresidenta ha pedido respeto al actual marco constitucional. Y aunque se puede debatir de cualquier asunto en democracia, ha instado a respetar también la Jefatura del Estado.

Investigación

Respecto a la investigación llevada a cabo por la Fiscalía sobre las supuestas actividades ilícitas del rey emérito, Calvo ha recordado que se resolverán en los tribunales.

En su contestación, el diputado de Bildu reprochaba al Gobierno que hiciera «tragar ruedas de molino» al resto de partidos. Y que impidan que se pueda investigar a Don Juan Carlos en el Congreso.

En su opinión, cree que hay una campaña para pasar del «juancarlismo» al «felipismo» y ocultar así lo sucedido con los negocios del emérito. A pesar, ha dicho, de que «cada vez son más quienes reclaman saber la verdad y pregunta para qué sirve un rey».

Comentarios