Pablo Casado ha asegurado que apoyará un estado de alarma igual que el que se decretó el pasado 14 de marzo, sin más limitaciones. Por su parte, Vox se niega a respaldar la prórroga y rompe toda relación con el Gobierno.

Publicidad

Contrario a algunas de las medidas económicas tomadas por el Gobierno, Pablo Casado ha asegurado este lunes que su partido dará el apoyo a la segunda prórroga del estado de alarma. Una medida anunciada el pasado sábado por Pedro Sánchez en rueda de prensa. Por su parte, Vox ha negado su respaldo al alargamiento.

El líder del PP ha puesto como condición, eso sí, que las condiciones de esta prórroga sean las mismas que las del 14 de marzo, «sin más limitaciones». Ni a los movimientos de los ciudadanos ni a las actividades económicas. Es decir, que puedan volver aquellas consideradas no esenciales en un primer momento.

En videoconferencia con los grupos parlamentarios del PP, Casado también ha anunciado que establecerá un fondo de «hasta un cuarto de millón de euros» en donaciones. Vendrán de los sueldos de todos sus diputados y senadores para paliar la crisis.

Además, Casado ha reconocido que las «cifras van mejorando» y que eso supone «un alivio». Pero también ha reclamado de nuevo al Gobierno «eficacia». Y, sobre todo, que se recuperen los controles parlamentarios al Ejecutivo. Porque, aparte de crisis sanitaria, España vive, ha dicho, «una crisis democrática».

Vox no dará su apoyo

Por su parte, Vox ha dado por rota toda relación con el Gobierno y ha anunciado que no votará a favor de la prórroga del estado de alarma.

Santiago Abascal exigirá en el Congreso el próximo jueves la dimisión de Pedro Sánchez y la configuración de un gobierno de «emergencia nacional». Es así el primer partido nacional que anuncia que no se sumará a ese apoyo al Gobierno. Pese a que en la primera prórroga sí votó a favor.

Lo que no ha confirmado es si votarán en contra o se abstendrán. Una posición que ya tomaron partidos como ERC, JxCat o Bildu en la votación de la primera prórroga.

Aunque consideran que deben mantenerse «las medidas de protección sanitaria» justifican su decisión porque, dicen, se utiliza el estado de alarma para vulnerar derechos y libertades, así como «amordazar al Congreso» y «silenciar» a la prensa.

Publicidad

Comentarios