Pablo Casado ha ofrecido a Sánchez hasta una decena de pactos de Estado vigentes para 2 legislaturas. Eso sí, ha pedido a cambio que el presidente rompa con los independentistas y de un giro económico.

Publicidad

Pedro Sánchez y Pablo Casado se han reunido durante una hora y media. Al término de la misma, ni un solo avance entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición. Casado se presentaba con una decena de pactos de Estado. Y, a cambio, pedía que el Ejecutivo rompa con los independentistas. Por parte, del PSOE, aseguran que el PP sigue en el bloqueo.

En rueda de prensa, Casado ha contestado a las críticas de Moncloa negando ese bloqueo. Y ha asegurado que «tiende la mano» a grandes pactos de Estado. Lo hace, ha dicho, «con ánimo constructivo». Y desde la «centralidad».

Casado se presentaba en Moncloa con un decálogo de posibles reformas a pactar entre el PP y el PSOE. Algunas, en materia económica como apuntar las pensiones. Otras, en institucional, como la renovación de la Justicia. Y también en acuerdos sociales. Y no solo se ha referido a estos próximos cuatro año sino que son pactos, ha dicho «que dan para una legislatura o dos».

A cambio, eso sí, el PP exigirá varias medidas irrenunciables. La mayoría, relacionadas con Cataluña. Aunque no son las únicas. Casado ha pedido que se lleve a cabo la inhabilitación de Torra y que se desconvoque la mesa bilateral con la Generalitat. También que se despolitice la Justicia y se renuncie a subir los impuestos. Los populares quieren también mantener la reforma laboral, reconocer la legitimidad de Juan Guaidó y que no se modifique el Código Penal para beneficiar a los líderes independentistas.

Es decir, el líder del PP le ha pedido a Sánchez una enmienda a la totalidad: que rompa con sus socios, que adopte una política fiscal liberal y que vuelva a la defensa contundente de la unidad de España, sobre todo en Cataluña. Casado no ha querido avanzar qué ha contestado el jefe del Ejecutivo, pero ha dado a entender su negativa, afirmando que «ojalá» le haga caso en algo y rectifique el rumbo.

En lo único en lo que han avanzado es en los posibles pactos para fortalecer el sistema de pensiones y para mejorar la educación. En este punto, ambos líderes han intercambiado nombres para comenzar a negociar.

Bloqueo

Desde Moncloa, la lectura de la reunión es otra. Aseguran que Sánchez, «pese a la actitud del PP, mantiene su compromiso de que esta sea la legislatura del diálogo entre las fuerzas políticas para desbloquear asuntos tan importantes para la ciudadanía como la financiación autonómica, el Pacto de Toledo sobre las pensiones, o la renovación de puestos en organismos de gran transcendencia para el país».

La ministra portavoz, María Jesús Montero, ha explicado que «el PP tiene un papel clave, determinante, en cuestiones de funcionamiento del Estado».

«Ha llegado el momento de dejar a un lado los intereses partidistas para anteponer los intereses de España», ha dicho Montero, que ha lamentado que «no hemos encontrado en el señor Casado la actitud de colaboración que la situación de España requiere». «No ha habido ningún compromiso, ninguna concreción que el PP haya podido trasladar al presidente del Gobierno», aseguraba.

«El PP sigue en una actitud de bloqueo, aún no ha asumido la tarea de oposición que le toca jugar», ha reprochado Montero. La ministra no ha dudado en acusar a Casado de haberse «instalado en una actitud negacionista de bloqueo». «El PP está bloqueando el funcionamiento de las instituciones», ha dicho.

«Nunca ha sido voluntad de este Gobierno que el PP lo apoye», ha confesado. Lo que quiere el Gobierno es que «aporte».

Publicidad

Comentarios