El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado que recurrirá el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado tras las críticas, además, de jueces y fiscales. Vulnera, asegura, la independencia de la Justicia.

Publicidad

Tras conocerse el próximo nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado, Pablo Casado ha anunciado que recurrirá esta designación. El líder del PP asegura que vulnera el estatuto orgánico que consagra la independencia del máximo responsable de este órgano.

En su intervención en la Junta Directiva del PP, ha señalado que el nombramiento de Delgado “ataca la separación de poderes y la independencia de este órgano”.

Además, se dirigía a Sánchez al decir que “podría tener cierto pudor a la hora de politizar el Estado de derecho”. “Es de extrema gravedad”, añadía.

Críticas de jueces y fiscales

A su vez, la mayoría de asociaciones de jueces y fiscales vertían sus críticas contra el nombramiento de Delgado. Consideran que compromete la imparcialidad del Ministerio Público. Y es que hasta hace dos días, era ministra de Justicia.

La Asociación de Fiscales (AF), la más numerosa, asegura que es “una manera muy clara de indicar” que el Gobierno quiere tener “sometida” a la Fiscalía.

La noticia ha causado “estupor” entre los fiscales. Algo que reconocía la presidente a la AF, Cristina Dexeus, en Onda Cero. Asegura que no le parecía “adecuado” porque ha ejercido un cargo político. Y eso supone que “retorne sin más a la carrera” fiscal.

La Asociación Profesional e Independiente de Fiscales (APIF) ha mostrado sus “reservas” ante el nombramiento. Y dicen que puede perjudicar a la “imagen de imparcialidad” del Ministerio Fiscal.

“Es una cuestión bastante extraña que el viernes sea ministra y el lunes fiscal general del Estado”, ha dicho el portavoz de APIF, Juan Antonio Frago. También ha señalado que Delgado ha hecho una serie de declaraciones públicas que “pueden afectar en su deber de imparcialidad”. Sobre todo, relacionadas con el ‘procés’ catalán.

Entre los jueces, las críticas han sido por el mismo camino. Ven la decisión como “sorprendente y negativa”. Y aunque no dudan de la “capacidad técnica” ni la “valía” de la exministra, sí lo hacen de su “procedencia”.

Sí ha encontrado Delgado algo de apoyo en la Unión Progresista de Fiscales (UPF), asociación de la que era miembro antes de ser ministra. Su portavoz, Teresa Peramato, ha reconocido que el nombramiento “puede provocar reticencias”. Pero ha destacado que “hay que dar un voto de confianza”. Porque, dice, Delgado es consciente de que el fiscal general del Estado es una figura “absolutamente independiente durante su mandato”.

Publicidad

Comentarios