El caso del encuentro entre José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez está protagonizando la primera sesión de control al Gobierno de coalición. «Hizo su deber», ha defendido Pedro Sánchez mientras el PP ha pedido ya la dimisión del ministro.

Publicidad

Este miércoles se celebra en el Congreso la primera sesión de control al Gobierno. Y ya tiene un claro protagonista: José Luis Ábalos. Su encuentro en el aeropuerto de Barajas con Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Maduro, acapara la mayor parte de las preguntas de PP, Cs y Vox. Sánchez ha asegurado que el ministro «hizo su deber» y que evitó «una crisis diplomática».

Pablo Casado ha sido el primero en poder preguntar al Gobierno en esta sesión, la primera desde septiembre. Y es que aunque el Ejecutivo lleva unas semanas rodando, no se ha celebrado sesión de control hasta ahora. Sin embargo, el líder del PP prefería preguntar primero si Sánchez respetaría el Estado de Derecho.

Un minuto después acusaba al presidente de «escandalizar a toda Europa» con la reunión de Ábalos y Rodríguez. A lo que Sánchez respondía que «haga una oposición de Estado».

Después, era Santiago Abascal quien tomaba la palabra. Preguntaba directo el líder de Vox: «¿Se ha reunido el señor Ábalos con la vicepresidencia del narcoestado de Venezuela?».

Era entonces cuando Sánchez hacía una contundente defensa de Ábalos. Y aseguraba que el ministro «cumplió con su obligación, que es evitar una crisis diplomática». Ante la petición de Abascal de presentar su dimisión si permitió a Ábalos acudir a la reunión, Sánchez atacaba. «Dicen ser un partido defensor de España, pero con dinero de Irán», contestaba.

Rufián desviaba las preguntas hacia otro lado, al igual que García Egea. El diputado del PP preguntaba a un Pablo Iglesias que se estrenaba así en la sesión de control. Y contestaba acerca de la Agenda 2030.

Minutos más tarde, era de nuevo el PP, a través de Ana Vázquez, el partido que retomaba al protagonista del día, Ábalos. Lo hacía, sin embargo, para preguntar a Marlaska sobre esa reunión. «¿Por qué no estuvo usted en vez de enviar a Ábalos?», preguntaba. «Solo se les pide que cumplan la ley. Y así se hizo, no se permitió que entrara en el espacio Schengen, argumentaba el ministro de Interior. Además, aseguraba que no había dado instrucciones ni a la Policía Nacional ni a la Guardia Civil.

Versión de Ábalos

Tras haber preguntado a Sánchez y Marlaska, el PP cuestionaba directamente al ministro Ábalos sobre cuál de las versiones que había contado era la buena.

El ministro se limitaba a recordar que Delcy Rodríguez no había pisado territorio Schengen. Y que se evitó una crisis diplomática con aquella reunión. Tras contestar, se oían gritos de «dimisión» hacia el titular de Transportes. Petición que volvía a oírse después de que Belén Hoyo (PP) le acusara de mentiroso y pidiera que dejara el cargo.

Ante las preguntas, Ábalos insistía en lo que evitó con su reunión. «Conseguí que no pisara territorio Schengel. Sobre esta señora no había ninguna razón para detenerla. Me molesta que insinúe que nuestra Policía es manejada por un ministro que no tiene ninguna escala de jerarquía», decía.

Sin duda, Ábalos ha sido el gran protagonista de la sesión de control. Aunque también habrá preguntas sobre Billy el Niño o el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general del Estado.

Eso sí, Ábalos no ha terminado de explicar cómo se produjo ese encuentro ni los detalles del mismo.

Publicidad

Comentarios