Celia Villalobos se retira. La diputada del PP anunciaba que pone fin a su carrera política. Y aunque muchos piensan en su legado, las 10 polémicas que la perseguirán siempre son otras. Del momento Candy Crush en el Congreso a la bronca a su chófer Manolo, estos son los momentos por los que será recordada.

Publicidad

Después de varias décadas en activo, Celia Villalobos deja la política. La diputada del PP ha anunciado este martes que abandonará su carrera cuando se disuelvan las Cámaras. Algo que ocurrirá poco antes de las elecciones general del 28 de abril.

“Me hubiese gustado terminar mi carrera política con un acuerdo en el Pacto de Toledo”, ha dicho. En declaraciones para Antena 3, Villalobos aseguraba que se resignaba a ser la imagen de la derrota del ‘sorayismo’ en el Congreso del PP. “Me parece normal, alguien tenía que ser la figura de los que han perdido y soy yo, no me importa para nada”, ha dicho.

Fuentes del PP añaden, además, que entre los motivos para su marcha se encuentran también que Pablo Casado no tenía previsto darle un lugar de importancia en las listas electorales. De hecho, incluso, su repetición como diputada estaba en el aire.

Sea como fuere, lo cierto es que Celia Villalobos abandona la política. Y con ella, todas sus polémicas, que no han sido pocas. Desde sus juegos en el Congreso con el Candy Crush a su célebre bronca a su chófer Manolo. Repasamos sus 10 polémicas más recordadas. Esas que ya han pasado a la historia del Congreso y por las que sin duda será recordada la política malagueña.

Su chófer Manolo

Una tranquila salida del Congreso se convirtió en una de las escenas más recordadas de Villalobos. La bronca a su chófer Manolo, esos gritos y esa impaciencia por ver salir a su coche son ya míticas. Muchos no han dudado en asegurar que se puede saber cómo son los políticos por su manera de tratar al servicio. Y, sin duda, en esta escena Villalobos no salía bien parada.

Candy Crush

Durante su etapa como vicepresidenta del Congreso, fue pillada jugando al famoso juego de móviles Candy Crush. Entonces, Rajoy estaba en la tribuna, como presidente del Gobierno. Con su iPad, regalo del Congreso además, no dudó en jugar mientras su ‘jefe’ hablaba para la Cámara Baja.

“No me dio la gana”

“No fui porque no me dio la gana”. Así contestó Villalobos cuando le preguntaron por qué se ausentó en la presentación del segundo tomo de la autobiografía de José María Aznar. Un acto al que faltaron también otros muchos altos cargos del PP. Pero, sin duda, la contestación de Villalobos fue la más sonada.

El “aspecto” de Podemos

Una de sus últimas polémicas llegaba tras las autonómicas andaluzas del pasado mes de diciembre. Al hilo de los manifestantes que se agolpaban en los aledaños del Parlamento andaluz durante la sesión de investidura de Juanma Moreno.

Mostró su faceta más clasista al asegurar que “no eran mujeres diputadas del PSOE” las que se manifestaban. “Más bien gente de Podemos por su aspecto físico y las cosas que decían”, aseguraba.

Ortega Smith

Hace apenas dos días firmaba su última polémica. Se enzarzaba con el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, a raíz del asunto soberanista de Cataluña. Logró desesperar a su rival dialéctico.

Comprando ropa

Tras el momento Candy Crush, fue pillada comprando ropa por Internet. Lo hacía durante la comparecencia de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en referencia a unas grabaciones sobre el encuentro que mantuvo con Villarejo.

La Sexta captaba a Villalobos buceando para renovar el armario. Algo en lo que estaba mucho más interesada que en la actualidad política.

Enfrentamiento con La Sexta

Era un día peliagudo para el PP y Celia Villalobos lo reflejó con su comportamiento. La diputada entraba al Congreso para asistir al debate de moción de censura contra Rajoy. Tras preguntarle Andrea Ropero por sus impresiones sobre la posible salida de Rajoy y la llegada de Pedro Sánchez, Villalobos respondía con un manotazo al micrófono.

Contra Ana Pastor

Ha mantenido enfrentamientos con la prensa en general, pero con La Sexta en particular. El mismo día del manotazo, Ana Pastor se dirigía a Villalobos para entrevistarla. La diputada se paró, pero sus declaraciones daban la vuelta al país.

“Os vais a aburrir mucho en La Sexta sin tener al PP dándole caña todo el puto día”, espetaba a cámara.

Gritos a Podemos

Recostada en su sillón, no dudó en interrumpir a gritos desde el otro lado de la sala en varias ocasiones a una diputada de Podemos. Escena por la que fue apercibida pero que se hizo viral en momentos.

Dos eurillos

Villalobos ostenta la presidencia del Pacto de Toledo. Un acuerdo que se supone garantiza el sistema público de las pensiones. Sin embargo, ella misma recomendaba hacerse un plan privado.

“Los jubilados se pasan más tiempo cobrando que trabajando”, decía. Y recomendaba a los jóvenes que “se saquen dos eurillos al mes” para pagarse un plan privado de pensión.

Publicidad

Comentarios