Catorce días ha tardado Ciudadanos en levantar el veto a Vox. Pese a lo repetido por la formación, Ignacio Aguado se sentaba este pasado domingo con Rocío Monasterio para hablar de Madrid.

Publicidad

Los candidatos a la Comunidad de Madrid Ignacio Aguado y Rocío Monasterio han sido los encargados de abrir las negociaciones entre Ciudadanos y Vox. Pese a que la formación naranja había asegurado que no sentaría a la mesa con los de Abascal, finalmente han levantado el veto.

Aguado y Monasterio se reunían este pasado domingo por primera vez. Un día antes de que se acabe el plazo para negociar la Mesa de la Asamblea de Madrid.

Una toma de contacto cordial, según indicaban fuentes de ambos partidos. Y que se realizaba en un hotel de Madrid, “en torno a un café”. Tampoco avisaron a los medios de comunicación previamente. De su contenido, además, nada ha trascendido aún.

La situación era de bloqueo total por las exigencias de ambos. Pero ahora que se ha levantado el veto, han logrado acercar posiciones. Eso sí, desde Vox insisten en que no renuncian a entrar en un posible Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Niegan que haya eso sí un acuerdo para investirla como presidenta.

Descontento de Valls

La reunión entre Aguado y Monasterio ha provocado el descontento de Manuel Valls. El alcaldable por Barcelona ha mostrado su preocupación por este encuentro y acercamiento con Vox.

“Normalidad democrática? o ¿normalización de un partido de extrema derecha? No es lo mismo”, decía en un tuit. Valls aseguraba que “no puedo esconder otra vez mi gran preocupación” y criticaba los “pactos anunciados entre el PP y Vox en muchas ciudades… reuniones de líderes de partidos constitucionalistas con Vox…”.

En la misma, incidía en que el futuro de España “no puede depender de los separatistas o de la extrema derecha”. Y citaba ejemplos como los de Madrid, Navarra o Barcelona. Enfatizaba, además, que “cada uno tiene que asumir sus responsabilidades y ser coherente”.

Publicidad

Comentarios