Ciudadanos ha decidido unirse al PSOE para reprobar a Javier Ortega Smith, desmarcándose así de sus socios en Madrid. El Ayuntamiento queda así dividido, con el PP como único apoyo a Vox en este asunto.

Publicidad

El portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, ha sido reprobado por sus palabras sobre las víctimas de violencia de género. Ciudadanos ha sido el partido que ha permitido esta reprobación, uniéndose así a PSOE y Más Madrid. Abre una pequeña brecha con sus socios en la capital. Y es que solo el PP ha rechazado esta iniciativa que los socialistas han abanderado.

El PSOE madrileño pedía reprender a Ortega Smith por su “falta de respeto a las víctimas de la violencia de género”. Y también por sus “reiterados boicots a cada acto que ha organizado el Ayuntamiento de la capital en su recuerdo”.

La moción también apelaba a que la cámara municipal instase a Vox a “reconducir su comportamiento en los actos institucionales”. Y le piden que mantenga “una actitud de respeto a las víctimas y a las mujeres”.

El alcalde de Madrid, Martínez Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, se reunían en varias ocasiones para decidir cuál sería su postura. Aunque han mantenido el misterio hasta a última hora, finalmente cada partido iba por su camino. PSOE y Más Madrid habían amenazado con presentar la moción en el pleno de diciembre si no se debatía este miércoles.

Coincidiría entonces con la sesión en la que Vox tendría que dar su apoyo a los presupuestos presentados por PP y Cs. Finalmente, solo los populares se han unido a los de Abascal para rechazar la reprobación de Ortega Smith.

“Quien se sienta amenazado por el feminismo tiene un problema grave”, ha reprochado el portavoz socialista, Pepu Hernández. “Sus intervenciones son delirantes. En Twitter son unos machos españoles, pero cuando les habla una mujer víctima de violencia de género no son capaces de mirarle a la cara. Sean tan contundentes hoy como lo fueron el lunes”, ha añadido la portavoz de Más Madrid, Rita Maestre.
Villacís, que se desmarcaba así de sus socios en Madrid, afirmaba que Cs no reprobaba a Ortega Smith “por sus palabras, ni por su ideología, sino por el respeto y por humanidad”. Su voto a favor de la reprobación levantaba los aplausos del PSOE y Más Madrid.

“Me importa un bledo”

Por su parte, Ortega Smith se defendía asegurando que la reprobación era “amordazar a los que no seguimos a pies juntillas lo que dicen ustedes”. Y se quejaba de que el acto al que hacían referencia a quien no dejaron hablar fue a él. “Al que silenciaron es a mí”, se defendía.

Al término de la votación, Ortega Smith admitía sin tapujos que la reprobación “me importa un bledo”.

En la línea de Smith se posicionaba Martínez Almeida. El alcalde aseguraba que las palabras del miembro de Vox habían sido desafortunadas. Pero que rechazaba la reprobación porque supone coartar la libertad de expresión. “Ustedes traen aquí una reprobación que sentaría un precedente para coartar la libertad de expresión”, decía. “Con esto, con el PSOE de Pedro Sánchez, ni a la vuelta de la esquina. En eso consiste la hipocresía de la izquierda. Cuentan con nosotros para decirles que esa actuación fue desafortunada, pero no para limitar el derecho de expresión”, ha argumentado el alcalde.

Publicidad

Comentarios