Ada Colau pedirá a las bases que elijan entre que Maragall sea alcalde de Barcelona o pactar con el PSC un acuerdo de Gobierno. Los militantes tendrán hasta este viernes a mediodía para dejar su respuesta.

Publicidad

La pregunta de Ada Colau a la militancia de Barcelona en Comú es clara. “¿Con cuál de estas dos posibilidades estarías de acuerdo?”. Y las opciones son también claras. La primera, un “acuerdo de gobierno entre Barcelona en Comú y PSC, con Ada Colau de alcaldesa”. Y la segunda, “un acuerdo de gobierno entre ERC y Barcelona en Comú, con Ernest Maragall de alcalde”. Colau dejará así que sean las bases las que elijan entre una salida u otra, tras ser imposible la creación de un tripartito.

La votación para la militancia está abierta desde jueves a mediodía y se cerrará este viernes, también a mediodía. Un plazo para dar algo de tiempo a Colau a negociar, ya que los Ayuntamientos se tienen que constituir este sábado 15 de junio.

Tras darse a conocer la votación, Colau ha comparecido en rueda de prensa. Ante los medios ha asegurado que defiende “la opción del acuerdo con el partido socialista”. Algo que le haría repetir en el cargo. Y es precisamente por eso por lo que se inclina por esta postura. “La respuesta está en tener la alcaldía. Es necesario un segundo mandato para consolidar políticas no tiene que ver con ocupar sillas sino con la capacidad ejecutiva”, ha dicho.

Valls, necesario

Colau ha reconocido que los votos del PSC no serán suficientes. Por eso, Manuel Valls se convierte en imprescindible para repetir en la alcaldía.

“Es algo que no nos gusta, no es una decisión fácil, nos ha hecho dudar y hemos llegado a la conclusión de que no tenemos que renunciar a gobernar. Queremos dejar claro que no hemos ido a buscarlos, y que no ha habido ningún acuerdo ni modificará nuestras posiciones”, ha dicho al respecto.

La todavía alcaldesa también ha reconocido que muchos critican que dejen la decisión en manos de las bases por ser algo “temerario”. “Pero nosotros estamos muy convencidos”, ha dicho. “Nacimos para innovar, cambiar las formas de hacer política, corremos riesgos pero los asumimos”, ha asegurado Colau.

La votación llega después de que el partido haya visto imposible la opción de un tripartito con ERC y PSC por los vetos cruzados de unos y otros. Lo que ha querido dejar claro también es que el acuerdo se materializará después de la investidura. Y que ese pacto será nuevamente sometido al escrutinio de la militancia.

Según el registro de Barcelona en Comú, unas 10.000 personas tienen derecho a voto.

Publicidad

Comentarios