El Congreso ha aprobado este jueves el techo de gasto, con el apoyo de independentistas catalanes y vascos, y Sánchez encarrila de paso los Presupuestos gracias a ERC, dispuestos «a dar una oportunidad a la mesa de diálogo».

Publicidad

La mesa de diálogo entre el Gobierno de Sánchez y la Generalitat ha dado este jueves sus primeros frutos. Los partidos independentistas han ayudado a aprobar el techo de gasto y la senda de déficit en el Congreso. Un primer paso para los Presupuestos Generales de 2020. ERC encarrila así las cuentas porque, dicen, están dispuestos a «dar una oportunidad a la mesa».

«No nos gusta su techo de gasto ni su senda de déficit, como no nos gusta que no paguen lo más de 400 millones que nos deben de IVA. Pero ERC ha venido a Madrid para resolver un conflicto político», decía el diputado republicano Joan Margall. «Hoy con nuestro voto le damos margen político», terminaba su intervención.

Su abstención, junto a la de Bildu y los apoyos de PSOE, Podemos, PNV, Más País, Compromís, Coalición Canarias, Nueva Canarias y PRC, se aprobaba la senda de déficit y el techo de gasto. Y se encarrilaban así los Presupuestos. La votación obtenía 164 síes, 150 noes y 19 abstenciones. Ahora será el Senado el que de el visto bueno a las cuentas.

Las cifras del techo de gasto reflejan que se aumenta un 3,8% el desembolso no financiero, llegando a los 127.609 millones de euros. Las metas de déficit se elevan al 1,8% para este año. Al 1,5% en 2021, el 1,1% en 2022 y al 0,9% en 2023.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, señalaba que «esta senda de estabilidad es mejor para Cataluña». Se refería así a la relajación de déficit para las comunidades, que pasa del 0% al 0,2% del PIB. También se dirigía especialmente a JxCat para lograr que no bloqueara la senda de déficit. «Estamos encauzando un problema político pero con la que no podemos afrontar los problemas cotidianos», insistía. Sin embargo, los de Torra votaban en contra.

Montero ha señalado que aprobará la flexibilización del techo de gasto. Se permitirán «más inversiones sostenibles, incorporando los gastos plurianuales y mayores conceptos como gastos para evitar despoblacion o educación».

Presupuestos

Por su parte, ERC se ha mostrado abierta a aprobar los Presupuestos, ligándolos, sin duda, a la mesa de diálogo. «ERC cumple sus acuerdos», decía Rufián antes de la votación.

Su formación había decidido dar estabilidad presupuestaria y abrir la puerta a la continuidad de la legislatura. Su voto es decisivo para el Gobierno, ya que proporcionará oxígeno necesario para prolongar su mandato al menos dos años.

El apoyo de ERC está ligado a la mesa de diálogo, como la propia formación ha reconocido. De hecho, aseguraban que aunque en contra de ese techo de gasto, darían una oportunidad para que la mesa siguiera adelante.

Exactamente lo contrario ha planteado JxCat, que ha desvinculado completamente las cuentas de la mesa.

 

Publicidad

Comentarios