El Congreso estudia ya limitar las dietas de los diputados y dedicarlas a la lucha contra el Covid-19. Tras las críticas en redes sociales de muchos usuarios, finalmente podrían dedicar parte del sueldo extra que se les da para desplazamientos, ahora prohibidos.

Con la actividad del Congreso prácticamente parada y el Senado desaparecido, los 350 diputados y los 265 senadores siguen cobrando dietas por situaciones que ahora en estado de alarma no se dan. Ente ellas, los desplazamientos de los que viven fuera de Madrid. Unos gastos que ascienden a más de un millón de euros. Por eso, el Congreso estudia ahora limitar esas dietas y dedicarlas a la lucha contra el Covid-19. 

Algunos diputados, como el socialista Odón Elorza han empezado a renunciar a sus dietas voluntariamente. «Hoy he renunciado al cobro de la dieta del Congreso para gastos de desplazamiento (1.900 euros)», decía el pasado jueves en Twitter. Explicaba que no la utilizaba por estar confinado. Elorza lo solicitó ya el 14 y el 21 de marzo.

Además, partidos como ERC, JxCat o la CUP han propuesto retirar a todos los diputados la dieta que reciben para compensar los gastos de ejercer la actividad parlamentaria en Madrid. Será la Mesa del Congreso la que estudiará la propuesta.

El dinero se donará a la sanidad pública para luchar contra el coronavirus. El cálculo se hará en los próximos días, fiscalizando el ahorro que se ha producido por estos servicios que no se han prestado.

Dietas

Los diputados reciben una cantidad extra de dinero para «afrontar los gastos que les origine la actividad de la Cámara». Conocidos como dietas, estos sobresueldos no tributan a Hacienda. Van desde los 917,03 euros que cobran los diputados electos por Madrid a los 1.921,20 euros para el resto de circunscripciones.

En el Senado las cantidades van de los 933,78 euros para los de Madrid y los 1.958,02 euros para el resto.

En total, cada mes el Congreso dedica un total de 635.265,71 euros a las dietas, y el Senado 505.650,64 euros. Lo que hace un total de 1.140.916,35 euros. 

Además, el PSOE, de manera particular como partido, anunciaba que los senadores y diputados de su formación destinarán las «indemnizaciones que perciben por sus funciones representativas» a las entidades que consideren oportunas en la lucha contra el Covid-19. En el Congreso, esos gastos pueden ir desde los 3.624 euros que percibe Meritxell Batet, a los 756 de un portavoz adjunto en una Comisión. O los 1.890 euros que recibe la portavoz socialista, Adriana Lastra. 

Comentarios