Desde que comenzó la pandemia del coronavirus los expertos han recomendado lavarse las manos con frecuencia para evitar los contagios. Sin embargo, hay 8 errores básicos que muchos cometen en esta sencilla y efectiva acción contra el virus.

Publicidad

Lavarse las manos. Este es el sencillo consejo que se ha repetido hasta la saciedad para evitar contagiarse y contagiar de coronavirus a otros. No es nada nuevo para evitar infecciones, pero siempre está bien recordarlo.

La higiene de manos es importante porque estamos en contacto permanente con superficies llenas de bacterias. Pero no sirve un simple lavado rápido. Hay mucha gente, aunque parezca increíble, que no sabe lavarse correctamente. Y aunque los vídeos en redes sociales cómo hacerlo bien se han multiplicado, aún hay muchos que cometen estos 8 errores.

Frecuencia

No solo basta con lavarse las manos bien sino también con hacerlo con bastante frecuencia. Especialmente en situaciones como la actual de pandemia.

En una situación normal, habría que hacerlo antes y después de manipular alimentos o comer. También tras ir al baño, tocar animales, estar en contacto con alguien enfermo, estornudar, toser, curar una herida, cambiar los pañales a un niño o tocas sustancias que manchen.

La OMS añade también que antes de tocarse la cara y los ojos. Una situación que debe evitarse. Y después de tener contacto con superficies exteriores.

Partes a lavar

Muchos dejan partes de las manos sin lavar. Hay quien se centra en las palmas y la palma externa. Y se olvida de uñas, punta de los dedos o los huecos entre estos.

Según la OMS, para no dejar nada sin lavar hay que comenzar a frotar las palmas entre sí. Después, frotar una palma contra el dorso y después la otra palma contra el otro dorso, entrelazando los dedos.

Luego habría que frotar las manos entre sí con los dedos entrelazados y después frtotar cada dedo. También atrapar el pulgar con la mano contraria y hacer movimientos circulares. Por último, hay que frotar la punta de los dedos contra la palma de la mano contraria.

Tiempo

Deprisa tampoco se limpian bien las manos. En general, se recomienda un lavado de unos 30 segundos como mínimo. Aunque la OMS recomienda alargarlo a 40 segundos e incluso un minuto.

Sin jabón

Aunque parece algo lógico no lo es tanto si se tiene en cuenta que el 33% se lava las manos sin jabón, únicamente con agua. Es un error garrafal ya que la bacteria responsable del contagio del coronavirus solo se elimina con jabón.

Secarse

Hay que secarse las manos bien ya que la humedad es algo propicio para las bacterias y virus. Si se hace con un secador de mano lo mejor es colocar las yemas hacia arriba y dejar que las gotas caigan hacia atrás. Si se secan con una toalla, ésta tiene que estar limpia y seca. Y si se hace con una toallita desechable hay que hacerlo de dentro hacia fuera, con el fin de que las gotas y posibles bacterias restantes vayan hacia el antebrazo.

Lavar las toallas

A los microbios les encanta la humedad por lo que es importante lavar con frecuencia los trapos de cocina, las bayetas y las toallas. Los expertos recomiendan lavar las toallas tras tres usos.

Grifo con la mano

Sobre todo fuera de casa es importante no cerrar el grifo con la mano, pues todo el esmero que hemos puesto en lavarlas se puede ir al traste al tocarlo de nuevo. Lo importante en los domicilios es desinfectar y limpiar con frecuencia.

Solo gel

Muchos han decidido ir con un bote de gel desinfectante encima. Incluso hay quien los utiliza en casa. Pero no es la medida más recomendada por los expertos. El lavado de manos tradicional sigue siendo lo más efectivo. Un gel puede sacar de un apuro en un momento, pero lo más recomendado sigue siendo agua y jabón.

Publicidad

Comentarios