El correo electrónico con instrucciones a la Guardia Civil para eliminar los bulos y las ‘fake news’ contra el Gobierno pone contra las cuerdas a las fuerzas de seguridad. Según se desprende del email, recibieron órdenes para acabar con las «campañas de desinformación».

Publicidad

El pasado 15 de abril, la Guardia Civil remitía a sus comandancias un correo electrónico con instrucciones internas en las que se pide identificar las «campañas de desinformación» contra el Gobierno. Así como también los «bulos y ‘fake news’ susceptibles de generación de estrés social y desafección a instituciones del Gobierno».

El correo, publicado por la Cadena Ser, es el origen de las polémicas declaraciones del general jefe del Estado Mayor, José Manuel Santiago. En rueda de prensa, este pasado fin de semana, aseguraba que se estaban encargando de «minimizar las críticas a la gestión del Gobierno» en la crisis del coronavirus. Declaraciones que después fueron matizadas, asegurando que fueron fruto de un error, provocado por el cansancio acumulado.

Sin embargo, el correo fue enviado el pasado 15 de abril por el Estado Mayor a todas la zonas de comandancia. Y en él se utiliza la frase concreta de «desafección a las instituciones del Gobierno».

El mensaje insta a entregar cada viernes los datos recabados para elaborar «un informe monográfico sobre las actuaciones de ciberseguridad de la Guardia Civil vinculadas al Covid-19″. Y la finalidad del mismo no es otra que ser tratado en próximas reuniones con el «titular del departamento ministerial».

En ese informe también se reclaman las ‘fake news’, las denuncias por delitos informáticos, los daños en sistemas o el robo de información y secretos de empresa. También las investigaciones judicializadas por delitos informáticos relacionados con el coronavirus y las denuncias de bloqueo, cierre de webs y perfiles en redes sociales utilizados «para fines fraudulentos o delictivos».

Reconocimiento a medias

Después del veto de preguntas del lunes, este martes José Santiago sí ha respondido cuestiones al respecto. Lo ha hecho para hacer un reconocimiento a medias.

El general ha querido «precisar mis palabras del domingo». Y explicaba que al hablar de bulos, se refiere que la Guardia Civil trata de indentificarlos. Por si generan alarma social. Y ha especificado que es algo habitual. «Siempre se hacen con un respeto máximo a la crítica, la libertad de expresión y de información», ha puntualizado.

Y reconocía la existencia del correo en cuestión. Puntualizaba que es de «carácter interno». Pero matizaba que al hablar de «instituciones» lo hace a todos los niveles: «ámbito local, autonómico, estatal…». «En ningún momento estamos hablando de crítica política», ha dicho «O de ciudadanos que lo hacen amparados en el derecho a la libertad de expresión», explicaba.

Ya lo intentó explicar el pasado lunes. Entonces, emocionado, aseguró que «lo primero son las personas, no hay ideología».

Su compañero del comité técnico Fernando Simón, le defendió. «No creo que utilizar fallos en los discursos que podamos tener (…) para hacernos daño sea algo decente». Y recalcó que son un «equipo técnico» que trabaja «con la mayor honestidad posible». Sin atenerse, especificó, a criterios políticos.

Publicidad

Comentarios