El Covid-19 ya está en niveles de confinamiento, tras notificarse más de un millar de casos en el último día. Lo que supone la cifra más alta desde el 1 de mayo. Los hospitales se preparan para una segunda oleada, aunque ahora hay pacientes más jóvenes y casos menos graves.

Hay que remontarse al 1 de mayo, en pleno confinamiento aún y un día antes de autorizarse los paseos para los adultos, para encontrar una cifra más alta de contagios que la notificada este pasado miércoles por Sanidad. Hasta 1.153 positivos se registraban en España. Lo que supone que el Covid-19 no da tregua y los contagios sólo aumentan desde mediados de junio. Tanto es así que los hospitales ya se preparan para una segunda oleada.

Aunque los casos ahora se dan más en jóvenes y son menos graves, lo cierto es que en la última semana ha habido 400 nuevos ingresos. La mayoría en las CCAA más afectadas por los rebrotes. Algunos de esos ingresos han acabado en estado muy grave o crítico. Así, del 22 al 29 de julio ingresaban en la UCI 21 personas. Lo que supone datos mucho más altos que en semanas previas.

Al igual que con los contagios, Aragón lidera la lista de hospitalizaciones en España. Según las estadísticas de Sanidad, el 37% de los ingresos en hospital se producen en la región aragonesa. Un territorio que, curiosamente, sólo alberga al 3% de toda la población española. Lo que supone que acumula una tasa de ingresos de 109 por cada millón de habitantes. En el resto de España la media es de 5,23.

Ante la gravedad, Aragón ha dictado ya una orden para suspender las vacaciones de sanitarios. Y reclutará hasta médicos jubilados para hacer frente a la segunda oleada, que llama ya a la puerta. Los hospitales, por tanto, se preparan ya a conciencia para responder de nuevo en una región que acumula ya mes y medio de rebrotes severos. Y que de nuevo los contagios han llegado a las residencias de ancianos, la población más vulnerable.

A Aragón le sigue en ingresos Navarra. Acumula 28,75 ingresos por millón de habitantes. Tras ella, Ceuta y Madrid, aunque la ciudad autónoma es poco representativa por su poca densidad de población. En la región madrileña, la tasa de hospitalización es de 11 por millón de habitantes en la última semana.

Entre las que menos tasas de hospitalizaciones registran están Castilla La Mancha, Asturias, La Rioja, Cantabria y Murcia. Aunque curiosamente ésta última es una de las más afectadas por los rebrotes. Tanto es así que la localidad de Totana regresó a fase 1 hace unos días. 

Pacientes más jóvenes

Al igual que con las hospitalizaciones, Aragón encabeza el número de contagios, sumando hasta 424 en apenas 24 horas. Le sigue Cataluña, con 221, y Madrid, con 199. Pero el virus crece en todas partes. Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene hablan ya sin tapujos de una segunda oleada. Lo que hay que ver es si será mayor o menor que la primera.

Las diferencias entre una y otra son varias. Para empezar, la capacidad diagnóstica es mucho mayor ahora. A principios de mayo se realizaban pruebas a menos de la mitad de quienes presentaban síntomas de Covid-19. Y los positivos eran entre el 5 y el 10% de ellos. Ahora se realizan pruebas al 95% de quienes tienen síntomas. Pero el porcentaje de positivos es sólo del 1,2%, lo que demuestra que la transmisión se ha reducido.

También ha cambiado el perfil del contagiado, lo que hace que con datos iguales a los del confinamiento, ni los hospitales están saturados ni se producen tantas muertes. La media de edad se sitúa ahora en los 40 años en hombres y en los 43 en mujeres. En confinamiento, esa cifra media era de 60 años.

Las razones de ello son varias. Por un lado, se realizan más test, lo que saca a la luz más casos asintomáticos, más frecuentes en jóvenes. Y por otro lado, los mayores están más protegidos. Lo que hace que no sean tantos los ingresos. Pese a ello, Sanidad ha advertido del peligro, pues tanto las hospitalizaciones como las muertes van siempre por detrás de los contagios.

También habrá que esperar para ver si remiten los contagios gracias a las medidas impuestas por las CCAA. Es normal que tarden alrededor de dos semanas en verse los efectos.

Comentarios