El BOE ha publicado ya la orden de llevar mascarilla de manera obligatoria en espacios públicos. A partir de este jueves, los ciudadanos tendrán que ir ataviados con una de ellas para salir a la calle. Repasamos cómo, cuándo y dónde habrá que utilizarlas.

Publicidad

Hace días ya que Sanidad anunciaba que el uso de mascarillas sería obligatorio. Sin embargo, hasta este miércoles, cuando se ha publicado en el BOE la orden ministerial, no se ha conocido en qué condiciones. Es decir, cuándo, cómo y dónde habrá que utilizarlas.

El uso obligatorio de la mascarilla será a partir de los seis años tanto «en la vía pública» como «en espacios al aire libre». Y, sobre todo, «en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público». Eso sí, «siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros».

Sanidad también incluye la recomendación de mascarillas para la población infantil de entre tres y seis años.

En la práctica, en ciudades grandes y pobladas, significa llevar la mascarilla prácticamente cada vez que se sale de casa. Fernando Simón aseguraba que el sentido común hará a los ciudadanos saber en qué momento deben ponérsela. Ponía como ejemplo «un paseo por el campo». «En una persona sola es fácil ver que no hay peligro», señalaba. Pero insistía en que «debemos ser suficientemente responsables». También recordaba que «en caso de duda, lo mejor es llevarla puesta».

Hasta ahora, el uso de la mascarilla era únicamente obligatorio en el transporte público. Sin embargo, Sanidad lo hace extensible como medida de «precaución» en la desescalada. De hecho, son muchos los ciudadanos que ya de por sí la llevan de manera habitual, convirtiéndose ya en algo cotidiano.

Excepciones

Como en todo, el uso obligatorio de las mascarilla también tiene sus excepciones. Las personas que presentan algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por la mascarilla no tendrán que llevarla.

Tampoco aquellos a quienes el médico se lo desaconseje por motivos de salud o discapacidad.

Lógicamente, se está exento de utilizarla en el desarrollo de actividades que resultan incompatibles como beber y comer. O en aquellas situaciones en las que exista una causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

Publicidad

Comentarios