La Junta Electoral sigue tomando decisiones respecto a las elecciones de abril y mayo. Las dos últimas han sido ordenar que los lazos amarillos se quedan fuera. Y decir sí a los llamados ‘viernes sociales’. Es decir, a los decretos del Gobierno.

Publicidad

Quim Torra tiene algo menos de 48 horas para retirar los lazos amarillos de las instituciones públicas y de cualquier edificio que dependa del Gobierno catalán. Así lo ha decidido la Junta Electoral de cara a las elecciones. También ha prohibido la exhibición de esteladas. Por otro lado, permitía los llamados ‘viernes sociales’. En ellos, el Ejecutivo de Sánchez ha ido anunciando sus medidas a base de decretos ley.

El organismo encargado de velar por la neutralidad de los procesos electorales ha querido recordar a Torra que los poderes públicos no pueden tomar parte por una opción política determinada. De ahí que hayan determinado por prohibir los lazos amarillos en instituciones públicas. La Junta Electoral considera así que son símbolos que “pueden ser legítimamente utilizados por estas formaciones políticas en su propaganda electoral”. “Pero no por los poderes públicos”, añaden.

Y es que las instituciones tienen que mantener una rigurosa neutralidad.

La decisión se produce después de una queja de Ciudadanos ante las acciones de la Generalitat. “Las libertades ideológicas y de expresión son derechos fundamentales de las personas, no de los gobernantes”, dicen desde la Junta Electoral.

“El lazo amarillo se ha utilizado para recordar a dirigentes o candidatos pertenecientes a formaciones políticas que se encuentran en situación de prisión preventiva”, se lee en la resolución. La Junta Electoral también argumenta que la estelada se utiliza “como símbolo de determinadas formaciones políticas”. Así pues, obliga a Torra a retirarlas.

‘Viernes sociales’

Por el contrario, la Junta Electoral ha rechazado los recursos presentados por PP y Ciudadanos para suspender las ruedas de prensa posteriores al Consejo de Ministros. Porque, argumentan, se incluyen medidas “electoralistas”.

El organismo recuerda que las dos ruedas de prensa ya ofrecidas no incurren en delito. La primera se produjo antes de la convocatoria de elecciones. Y la segunda el Gobierno moderó su discurso. “No se contiene ninguna alusión a las realizaciones o a los logros obtenidos por el Gobierno”, dicen.

Y en cuanto a suspender las futuras convocatorias, la Junta Electoral no puede adoptar una decisión así. Porque, dicen tiene “carácter meramente hipotético”.

Publicidad

Comentarios