El Gobierno y Podemos lanzan este viernes el decreto de vivienda. Finalmente sin límite de alquiler, el Ejecutivo se despide así prácticamente de la legislatura, pasando a estar en funciones a partir del próximo 5 de marzo.

Publicidad

El nuevo decreto de viviendo no podrá límite al precio del alquiler. Aunque Podemos lo había exigido, finalmente sólo ha conseguido que el Gobierno introduzca un índice de referencia estatal del precio. La legislación, además, no otorgará a las comunidades autónomas la capacidad de topar los arrendamientos en aquellas zonas congestionadas.

Para ello sería necesario modificar la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). En concreto, el artículo 17, que establece que “la renta será la que libremente se estipulen las partes”. Desde Podemos aseguran que si no se cambia, “no es posible limitar los precios”.

Pese a todo, la formación de Iglesias ha decidido rebajar exigencias. Y es que entiende que el decreto contiene medidas sociales que tienen que salir adelante y que permitirán hacer política de vivienda.

Disposiciones

El decreto contempla que las personas físicas estarán obligadas a aplazar los procesos de desahucios un mes. En el caso de las personas jurídicas, será de tres meses.

La duración del contrato será de cinco años en caso de personas físicas y de siete para las jurídicas. Y la evolución interanual de los precios deberá estar vinculada a la inflación en todos los alquileres.

El decreto hará alusiones a posibles bonificaciones fiscales como podrían ser rebajas en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles o en el IRPF. Para aquellos arrendadores, eso sí, que alquilen sus viviendas por debajo de los precios de referencia, ya que estarían colaborando en la contención de los mismos.

Paternidad

Además del decreto de vivienda, el Gobierno aprobará este viernes el Real Decreto Ley de medidas en favor de la igualdad laboral entre hombres y mujeres. Incluye, entre otras cosas, la ampliación del permiso de paternidad.

Éste se extenderá hasta las 8 semanas en este 2019. La intención del Gobierno, sin embargo, es que el periodo se eleve a 12 semanas en 2020. Y, en 2021, llegue a alcanzar las 16 semanas. Así, la paternidad y la maternidad se equipararían en permiso laboral.

Sánchez cree que ninguna formación se opondrá a la ampliación. El presidente podrá así sumar este argumento electoral a otras medidas como la gran oferta de empleo público que quiere lanzar antes del 28 de abril.

Publicidad

Comentarios