El delirio independentista llega a cotas elevadas estos días. La alcaldesa de Vic, Anna Erra, ha subido el listón al instar a hablar en catalán también “a quien no parezca catalana”. Un discurso que la oposición ha tachado ya de “xenófobo”.

Publicidad

Alcaldesa de Vic (Barcelona) y diputada por JxCat en el Parlamento catalán, Anna Erra, ha llevado el delirio independentista a cotas inimaginables para muchos. En su intervención, ha instado a eliminar “la costumbre” de hablar en español y no en catalán a quien “por su aspecto físico o su nombre no parezca catalana”.

Erra dice que quiere “poner fin” a una tradición “muy presente en determinadas zonas del país”. Y que no es otra que hablar en español y no en catalán con aquellos que no parecen catalanes. En una pregunta a la consejera de Cultura, ha animado a concienciar a los “catalanes autóctonos” a no cambiar al español para hablar con las personas que llegan de fuera de Cataluña. Porque, dice, “vale la pena aprender catalán”.

Críticas

La reacción de sorpresa ha sido visible en muchos de los diputados, que se llevaban las manos a la cabeza. El líder del PP en el Parlamento catalán, Alejandro Fernández, no podía ocultar su sorpresa, como muestra la imagen que acompaña a esta noticia.

En las filas del PSC la sorpresa también era mayúscula. Así, Pol Gibert escribía en Twitter: “Hoy hemos escuchado a una diputada de JpC hablando de catalanes ‘autóctonos’ y de las diferencias ‘físicas’ entre catalanes y extranjeros. Por desgracia, a los racistas no se les identifica por sus características físicas”.

Y Óscar Ordeig reprochaba a la alcaldesa de Vic su intervención. Excepto la bancada de JxCat todo el Parlament le aplaudía.

Erra aseguraba que lejos de ser una muestra de respeto hablar en español con alguien que no sabe catalán, era todo lo contrario. Palabras que refrendaba la consejera de Cultura, Mariángela Vilallonga, también de JxCat. Respaldaba la campaña ‘No me cambies la lengua’, auspiciada por la Generalitat.

Subrayaba Vilallonga que “el objetivo es justo este, que los catalanoparlantes mantengan el catalán ante personas que por sus rasgos o signos distintivos no sepan si saben o no catalán”.

No es la primera vez que la alcaldesa de Vic protagoniza algún delirio similar. Ya protagonizó otra polémica al instalar megafonía en el ayuntamiento de la localidad para emitir proclamas independentistas.

“No normalicemos una situación de excepcionalidad y urgencia nacional”. “Recordemos cada día que aún hay presos políticos y exiliados”. “No nos desviemos de nuestro objetivo, la independencia de Cataluña”. Eran algunas de esas proclamas. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, sin embargo, descartó abrir una investigación.

Publicidad

Comentarios