El desafío de Quim Torra a la Junta Electoral terminaba tras 11 días. Y lo hacía con un par de funcionarios eliminando la pancarta a favor de los políticos presos, que hasta este jueves lucía también un lazo amarillo.

Publicidad

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha puesto fin al desafío que mantenía con la Junta Electoral desde hace ya 11 días. Este viernes, dos funcionarios retiraban la simbología independentista del edificio. Concretamente, la pancarta que rezaba “libertad presos políticos”, adornada con un lazo amarillo. Y es que añadía un lazo blanco para sustituirla este pasado jueves. 

Torra acataba así la decisión después de que mossos de paisano le notificasen a Presidencia el acuerdo de la Junta. El Gobierno catalán ha esperado a la actuación de los agentes para obedecer. Sin embargo, ha evitado que sean ellos quienes retiraran los símbolos.

Querella tras el desafío

El presidente catalán también ha anunciado que recurrirá la decisión de la Junta Electoral ante el Supremo.

Ha dicho que presentará una querella contra el organismo por prevaricación. Torra ha concluido su escrito animando a los ciudadanos a llenar los “balcones de pisos y casas con esteladas y lazos amarillos”.

Publicidad

Comentarios