Coronavirus, gripe común o resfriado. Los síntomas de unas y otras enfermedades son muy parecidos y a veces cuesta distinguir entre unos y otros. Sin embargo, hay pequeñas diferencias que nos pueden hacer sospechar de qué estamos sufriendo.

Publicidad

¿Tengo síntomas del coronavirus? ¿Cómo puedo saber si los tengo? Y si es parecido a una gripe, ¿cómo puedo distinguirlo? Son preguntas que se hacen muchos a estas horas, cuando la pandemia es ya global. Mientras los expertos afirman que muchos contagiados son asintomáticos y, por tanto, no saben que pueden estar afectados, otros creen que pueden tener gripe o sufrir un resfriado común.

Coronavirus

Los síntomas del coronavirus son muy parecidos a los de la gripe. El más reconocible es el de tener fiebre frecuente, entorno a los 37,8 grados. No se trata de una fiebre elevada pero sí reconocible.

La fatiga es frecuente en quienes sufren coronavirus así como la tos seca. Ocasionalmente se sufre dolor muscular, de garganta y de cabeza. También de manera ocasional se puede tener congestión nasal y diarrea. Esto último lo distingue mucho de la gripe, ya que en adultos no da diarrea.

Además, no se producen estornudos ni la irritación o lagrimeo de los ojos.

Por último, la falta de aire es un síntoma ocasional grave en los casos de coronavirus. De hecho, muchos de los contagiados sabe de su enfermedad precisamente por la dificultad para respirar.

Gripe

Aquellos que sufren gripe común suelen tener fiebre alta de manera frecuente, así como fatiga y tos. También es frecuente el dolor muscular, el de garganta y el de cabeza. Y es ahí quizá donde más se distingue del coronavirus, ya que estos síntomas son solo ocasionales en la pandemia.

Además, en gripe es frecuente tener congestión nasal pero no diarrea. Un síntoma que solo se da en niños de manera ocasional. Tampoco hay estornudos ni irritación o lagrimeo del no. Y no hay en ningún momento falta de aire.

Resfriado

En muchas ocasiones utilizamos la palabra gripe como sinónimo de resfriado. Sin embargo, las diferencias entre ambas enfermedades son muchas.

Para empezar, con un resfriado común la fiebre es muy ocasional y con décimas bajas. La fatiga también es ocasional mientras que la tos es frecuente.

También es frecuente el dolor de garganta y la congestión nasal. No se produce en ningún caso diarrea y los estornudos, a diferencia de la gripe y el coronavirus, son frecuentes. También es frecuente la irritación o lagrimeo de los ojos, a diferencia de las otras dos enfermedades. Y no se produce en ningún caso la falta de aire.

Publicidad

Comentarios