Blanca Fernández Ochoa fue vista por última vez comprando en un supermercado. Fue el pasado 24 de agosto. Ahora, hasta 400 personas buscan a la deportista por la sierra de Madrid, en una búsqueda organizada y que espera dar frutos pronto.

Publicidad

La búsqueda de Blanca Fernández Ochoa se ha intensificado este lunes, tras la denuncia pública el pasado sábado por parte de su familia. Desde su desaparición, a la esquiadora solo la han visto en un supermercado. Fue el pasado 24 de agosto, un día después de anunciar a su familia que se marchaba “al norte”.

La esquiadora estuvo comprando víveres en Pozuelo de Alarcón, en Madrid. Una dependienta del supermercado al que acudió alertó a la Policía. Los agentes tratan ahora de recuperar las imágenes de las cámaras de seguridad. Averiguarán así cómo iba vestida e incluso podrán sacar otros datos que pueden ser de ayuda para localizar a Blanca.

Aunque la deportista fue vista por última vez ese 24 de agosto, la familia no denunció su desaparición hasta el día 29. Y dos días más tardaron en permitir a la Policía hacerla pública, pidiendo así ayuda ciudadana.

No era la primera vez que Blanca Fernández Ochoa se iba sola. Tampoco la primera que salía sin móvil. De ahí que en un primer momento no llamara la atención de la familia y amigos. Por eso, todos confían en encontrarla, quizá desorientada o accidentada.

Equipo de búsqueda

Aunque a Blanca se la busca desde que denunciaran su desaparición, este lunes ese dispositivo se ha reforzado. Casi 400 personas participan en él.

El escenario más concurrido es el de las 3.000 hectáreas del valle de Fuenfría. Incluso un equipo de los GEO está allí. Concretamente, en la zona de los Siete Picos, la más complicada del terreno. Y una de las preferidas de Blanca para hacer senderismo.

Además, hay 150 voluntarios divididos en 11 grupos, uno de ellos formado solo por familiares. Los voluntarios peinan las zonas más sencillas del valle, en grupos de entre 10 y 12 personas. Con ellos, apoyo de guías caninos, helicópteros y caballería.

El dispositivo de la Policía, además, no se centra solo en la sierra de Madrid, donde de momento no han encontrado rastro alguno de la deportista.

Por su parte, Lola Fernández Ochoa ha asegurado a los medios que su hermana estaba “fenomenal” en los últimos meses. Y de nuevo apuntaba a un “accidente” la posible causa de la desaparición. “No hay ninguna razón para pensar otra cosa”, decía su marido, Adrián Federighi. 

Así, ha señalado que “si se va a hacer senderismo se va con víveres, lo que demuestra que Blanca no salió de forma improvisada sino preparada”.

La búsqueda de Fernández Ochoa parte del aparcamiento de Las Dehesas, donde se encontró su coche. Un lugar que se encuentra a 1.300 metros de altura. La previsión es la de alcanzar los 1.700 metros.

Publicidad

Comentarios