Dos miembros de los CDR detenidos el pasado lunes han confirmado las sospechas de la Guardia Civil. Ambos admiten haber comprado y probado explosivos, con los que pretendían “meter ruido”.

Publicidad

Al contrario de la estrategia marcada de no declarar ante la policía, dos de los miembros de los CDR detenidos han reconocido tener conocimiento sobre la compra y las pruebas con explosivos.

Pese a ello, han tratado de desmarcarse de las acusaciones de terrorismo. Y enmarcaban la manipulación con explosivos en actos de sabotaje. Trataban de demostrar que no tenían intención de causar daños a nadie. La Policía ha recabado sin embargo pruebas de que existía un plan previsto para cometer actos violentos contra edificios públicos. Y también contra infraestructuras críticas.

Los dos miembros que han confesado son los mismos que pidieron un abogado de oficio. Ambos han declarado durante varias horas en la Comandancia de la Guardia Civil en Tres Cantos, después de haber sido todos trasladados a Madrid.

Los otro cinco detenidos están asesorados por abogados vinculados a la organización independentista Alerta Solidária. Y todos ellos se han acogido a su derecho a no declarar.

Análisis

Los investigadores siguen mientras tanto haciendo análisis del material del que se incautaron en los diez registros llevados a cabo. Entre otras cosas, estudian anotaciones sobre un cuartel de la Guardia Civil contra el que planeaban atentar los CDR detenidos.

También documentación sobre la fabricación de Goma2 y las sustancias encontradas precursores de explosivos como la termina.

Publicidad

Comentarios