El Dr. José Tuñón, jefe del Servicio de Cardiología de la Fundación Jiménez Díaz, ha sido nombrado presidente electo de la Sociedad Castellana de Cardiología.

Publicidad

Junto a él, ha sido elegido como vicepresidente el Dr. José Antonio Vázquez de Prada, del Hospital Universitario de Valdecilla, y como secretario el Dr. Álvaro Aceña, médico adjunto de Cardiología en la Fundación Jiménez Díaz. Estos cargos serán efectivos dentro de tres años, durante los cuales el presidente será el Dr. David Martí, del Hospital Universitario Gómez Ulla.

“Cuando llegue el momento, nuestra intención es continuar la excelente labor de la sociedad en el ámbito de la formación continuada para médicos especialistas y residentes, así como impulsar las relaciones con otras sociedades científicas y con la universidad”, indica el Dr. Tuñón.

“La fuerte tradición médica de la Fundación Jiménez Díaz, que ha sabido renovarse tecnológicamente sin dejar de lado la faceta clínica, es de crucial importancia, como también lo son su arraigo docente e investigador”, asegura el jefe del Servicio de Cardiología del hospital, añadiendo: “Intentaremos impulsar proyectos de investigación multicéntricos en el ámbito de la Sociedad Castellana de Cardiología, e incluso valoraremos establecer becas de ayuda a la investigación”.

Profesor titular de Medicina en la UAM

Por otra parte, el Dr. Tuñón también acaba de ser nombrado profesor titular de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), algo que considera una “gran oportunidad para darle un renovado impulso a la enseñanza de la Medicina Cardiovascular en el hospital y en la propia UAM”.

Y es que, como señala el especialista, “la presencia de la universidad en los centros sanitarios es básica para alcanzar la excelencia, y el hecho de tener que enseñar Medicina hace que el médico se mantenga más actualizado”. “Podríamos decir que, al igual que el médico residente, el estudiante es un estímulo constante para nuestra formación continuada”, añade.

Entre sus principales objetivos se encuentra asimilar al máximo el sistema de evaluaciones al examen MIR y realzar el valor de conceptos básicos muy prácticos “sobre otros quizás relacionados con aspectos más teóricos, pero menos relevantes para la tarea clínica diaria”, dice. Es este sentido, declara, “es especialmente importante que el futuro médico domine desde el principio el diagnóstico y tratamiento de las diferentes emergencias cardiovasculares, en las que no va a tener tiempo de consultar a otro facultativo con más experiencia”.

Además, la iniciación a la investigación es un pilar muy importante del Grado de Medicina. “En la UAM, se está haciendo una excelente labor con los trabajos de Fin de Grado y pretendemos continuar en esa línea”, apostilla el cardiólogo.

Publicidad

Comentarios