Salvador Illa ha mostrado su optimismo ante la pandemia al asegurar que «la curva de la epidemia está llegando a su pico». Aunque con precaución, asegura que estamos a las puertas de iniciar la fase de estabilización.

«La curva de la epidemia está llegando a su pico». Esa es la frase que Salvador Illa lanzaba a la Comisión de Sanidad del Congreso este jueves. Una declaración con la que mostraba su optimismo ante la situación que atraviesa España en los contagios por coronavirus.

Aunque lo ha dicho «con toda precaución», ha insistido en que «los datos de los últimos días indican un cambio de tendencia». Por lo que los expertos aseguran que podríamos estar a las puertas de iniciar la fase de estabilización. Declaraciones que se realizan el día en el que el balance es de más de 56.000 casos confirmados y más de 4.000 muertos. Pero en una jornada en la que se registran 83 fallecimiento menos que el día anterior.

Las previsiones, insiste Illa, deben tomarse con mucho cuidado. Y el positivismo y esperanza no debe confundirse con una relación de las medidas de aislamiento y protección. «Nadie sabe exactamente cuándo llegaremos al final», ha dicho.

También ha querido recalcar que ningún país podrá salir solo de esta situación. Pese al optimismo, el ministro de Sanidad ha afirmado que «todavía nos quedan semanas duras por delante».

Evolución

El primer caso de coronavirus en España se detectó el 31 de enero en La Gomera. Se trataba de un turista alemán, ha recordado el propio Illa. A partir de entonces, dice, se tomaron medidas «escalables». Desde entonces, se ha trabajado «a una» con todas las autonomías. Y ha admitido que la situación empezó a dar un giro en los últimos días de febrero.

El 3 de marzo, el número de positivos en España era ya de 149. En ese momento, se confirmó una «contaminación local» pero «era esporádica». Los expertos recomendaron una fase de contención y las CCAA «estuvieron de acuerdo», ha recordado.

En la primera semana de marzo, ha dicho Illa, ya se habían reforzado los mecanismos de seguimiento con las autonomías. Pero no fue hasta el 8 de marzo que se comunicó un caso importante de contagios en Madrid y País Vasco.

Por eso, el lunes 9 se acordaron medidas de refuerzo siguiendo los criterios de la OMS y los expertos. A partir de ahí, medidas más drásticas y movilización de todos los recursos. Hasta llegar al estado de alarma.

Comentarios