El resultado de las elecciones del 10-N son aún una incógnita. Con un 35% de indecisos, los bloques de izquierda y derecha están a tiro de piedra, según las encuestas. Apenas les separarían 10 escaños. Los sondeos los sigue ganando, eso sí, el PSOE.

Publicidad

En menos de una semana, los electores acuden de nuevo a las urnas. Y parece que esta vez lo hacen más divididos que nunca. Los bloques de izquierda y derecha están cada vez más cerca, a un tiro de piedra. Apenas 10 escaños entre unos y otros. La decisión la tienen en su mano el 35% de los votantes indecisos. Ciudadanos que, a día de hoy, no saben qué papeleta meterán en el sobre el 10-N. Las elecciones podrían decidirse, sin duda, tras el debate a cinco de este lunes.

En la horquilla más baja, el bloque de izquierda sacaría únicamente 12 escaños de diferencia a la derecha. Si se mira la más alta, esa diferencia se reduce a 10 diputados, según la encuesta de Sigma Dos que publica este lunes ‘El Mundo’.

Con este panorama, el riesgo de un nuevo bloqueo es mucho. Tanto es así que hay quien solo ve una solución: pacto PSOE-PP. Algo que ni socialistas ni populares quieren contemplar. Al menos, de momento. Sería la primera vez que se unieran en coalición los dos grandes rivales, ya que hasta ahora han podido vivir de la alternancia. Y no parece que quieran cambiar el sistema.

Sin embargo, ni uno ni otro tienen potencia suficiente en solitario. E incluso con sus potenciales socios, les costaría llegar a la mayoría necesaria para abrir la Moncloa.

Juntos, en cambio, sumarían 207 diputados según los peores pronósticos. Y podrían llegar a 223 en los mejores resultados de ambos. Una mayoría absoluta que garantizaría la estabilidad y dejaría fuera las propuestas de los extremos. Pese a ello, no deja de ser una quimera.

Izquierda

Esta última encuesta antes de las elecciones del 10-N (ya no se podrán publicar más por la Ley Electoral) da al PSOE una victoria con menos tirón que en abril. Los socialistas se moverían en una horquilla de entre 118 y 126 escaños. Para Sánchez, quedar por debajo de los 123 diputados de abril sería todo un fracaso.

Su objetivo era debilitar a Podemos para no tener que depender de ERC tampoco. Sin embargo, los de Iglesias resisten y, aunque bajan, se quedan en una resistente franja de entre 35 y 40 diputados. No muy alejados de los 42 de abril. Su apoyo, sin embargo, seguirá siendo imprescindible para que Sánchez forme Gobierno.

Pese a ello, no lograrían mayoría absoluta juntos. Tampoco si sumaran a Más País. Sumando los mejores resultados de las tres formaciones, llegarían a los 170 escaños. A seis de la mayoría absoluta y solo a 10 del bloque de derecha. Solo el PNV, sumando su mejor pronóstico, les haría superar la barrera de los 176. Eso sí, por solo un escaño.

Si se tiene en cuenta la parte más baja de la horquilla, se quedarían en 161 diputados, incluso sumando a PNV. La formación de Gobierno pasaría entonces por los independentistas.

Derecha

En el bloque de derecha, el PP sigue taponado por Vox, que sigue en alza. Los populares se mueven entre los 89 y los 97 escaños. La ascensión imparable de los de Abascal ha impedido que Casado pueda obtener más.

En el PP confían en que muchos votantes de Vox recapaciten y opten por el voto útil. Y es que los buenos resultados en las encuestas de la ultraderecha deja a los de Casado lejos del PSOE.

En el lado contrario a Vox, que se mueve entre los 39 y los 44 escaños, Ciudadanos. Los de Rivera pierden cualquier atisbo de ser decisivos y se quedan entre los 16 y los 19 diputados. Una caída estrepitosa desde los 57 escaños de abril. Entonces, Cs se convertía en imprescindible para formar Gobierno. Ahora, pierde toda la fuerza en favor del resto de bloque de derechas.

En apenas seis meses, ha perdido a la mitad de sus votantes. El 51% aún duda, además, si les volverá a votar.

Con todo ello, las tres fuerzas sumarían en la parte más alta 160 escaños. En la más baja, 144. Cifras insuficientes para poder llegar a Moncloa.

Parece claro que la llave la tienen los 3,7 millones de votantes que, a día de hoy, siguen sin saber a qué partido votarán. Los resultados finales, que podrían incluir muchas sorpresas, se empezarán a dar a partir del cierre de colegios a las 20:00 horas del próximo 10-N.

Publicidad

Comentarios