Si las elecciones del 10-N se celebrasen hoy, el PSOE ganaría de nuevo. Eso sí, lo haría con 3 escaños menos que en abril. Por su parte, el PP sube y Vox da el acelerón para romper la barrera de los 40 diputados. Cs se desploma nuevamente y ya es superado hasta por ERC.

Publicidad

Izquierda y derecha se encuentran prácticamente en empate técnico. Pese al desplome de Ciudadanos por el segundo bloque, los de Abascal compensan esa bajada con una subida inaudita. Vox rompería la barrera de los 40 escaños si las elecciones se celebrasen hoy.

La tensión en Cataluña tras la sentencia por el 1O y la exhumación de Franco están marcando los primeros compases de la campaña electoral. Periodo que no comenzará oficialmente hasta este próximo 1 de noviembre. Pese a ello, todos los partidos están ya sacando sus armas y, a dos semanas de las elecciones, las bloques de izquierda y derecha solo se diferencian en cuatro escaños.

A diferencia de encuestas anteriores, la publicada por varios medios este lunes (‘El Mundo’, ‘ABC’ y ‘La Razón’) destaca por la gran subida de Vox. Los de Abascal aprovechan la exhumación de Franco para aglutinar el voto de los más situados a la derecha y a los nostálgicos de la etapa preconstitucional.

Así, Vox da un salto espectacular en apenas tres días y llega a romper la barrera de los 40 escaños. Es más, lograría 41 y el 13% de los votos. Se convertiría así en tercera fuerza política en el Congreso, por delante de Podemos y Ciudadanos.

Las encuestas también reflejan que es el partido que más fidelización tiene de sus votantes. Hasta un 85,5% de los que les votaron en abril lo volverán a hacer el 10-N. Vox apenas registra fuga de electores a otros partidos. Y además se encarga de recibir los votos de los fugados de otras fuerzas. El PP le trasvasa el 10% de sus votos y Cs el 7%.

Por su parte, el PSOE ganaría las elecciones como en abril. Sin embargo, en esta ocasión lo haría con tres escaños menos, quedándose en 120. El proceso de exhumación y los disturbios en Cataluña pueden haber provocado la caída.

Desde abril, éstas son las peores encuestas para los socialistas. Además, tendrán que luchar con el hecho de que el 11,6% de sus votantes aseguran que se quedarán en casa el 10-N. Y hasta un 12,5% duda de cuál será su voto en las urnas el 10-N.

El PP aprovecha la coyuntura y sube. Las previsiones les sitúan entre los 97 y los 99 diputados.

Podemos también recupera algo de fuelle. Su pronóstico se sitúa ahora en los 34 diputados, uno más que hace una semana. Sin embargo, aún así, perderían ocho respecto a abril.

La irrupción de Errejón en el Congreso sería menor de lo esperado en un primer momento. Más País se situaría en los cuatro diputados, teniendo difícil formar grupo propio.

Cs por debajo de ERC

Si hay un partido al que el 10-N no le beneficiará es a Ciudadanos. Su pronóstico no puede ser más catastrófico. Hasta un 21,7% de sus votantes se muestra dudoso. Y un 10,6% afirma que optará por la abstención.

El sondeo les da solamente un 8,6% de los votos. Y la caída sigue imparable desde hace meses. Solo en lo que va de mes, los de Rivera se dejan un punto y medio y baja de los 24 a los 16 escaños.

Probablemente, lo más sangrante para Ciudadanos sea saber que incluso ERC le supera. El partido independentista gana un escaño y se situaría ya en los 17. Uno más que los de Rivera. La formación catalana podría convertirse así en la quinta fuerza del Congreso.

Publicidad

Comentarios