Los resultados de las elecciones generales de 2019 permiten a Pedro Sánchez un amplio abanico de posibilidades para gobernar. Sus 123 escaños le abren a todos los pactos posibles. El más probable, quedarse a un diputado de la mayoría absoluta y sin la necesidad de pactar con independentistas.

Publicidad

Con el 28,7% de los votos y 123 escaños, el PSOE ganaba las elecciones este domingo y abría su abanico de posibilidades para gobernar. Sin una mayoría absoluta junto a Podemos, tendrá que incorporar apoyos en una negociación que Pablo Iglesias adelantaba ya que sería larga y trabajada. Los resultados socialistas le posicionan para gobernar, pero tendrá que hacerlo con otras formaciones. Repasamos todos los pactos posibles.

Sánchez no podrá conseguir de primeras los 176 escaños necesarios de la mayoría absoluta. Ni siquiera pactando con algunas formaciones. Sin embargo, podrá ser investigo en una segunda vuelta, que solo requiere de más ‘síes’ que ‘noes’ para sacar adelante la investidura. Y ni siquiera necesitaría a los independentistas catalanes para ello.

PSOE-Podemos

Sin duda, Podemos es el principal aliado de Sánchez para formar Gobierno. Así se lo hizo saber Pablo Iglesias, que ya este domingo tendía la mano al líder del PSOE.

Pese al mal resultado de la formación morada, con 42 escaños (29 menos que hasta ahora), sus diputados le resultan imprescindibles a Sánchez para reeditar su Presidencia. Con gran probabilidad, además, habrá miembros del partido en el Gobierno socialista.

Podemos será su socio principal pero no el único. Sánchez tendrá que contar con el apoyo de PNV (6 escaños), Compromís (1), PRC (1) y Coalición Canaria (2). La suma de todos ellos se queda a solo un diputado de la mayoría absoluta.

Un resultado que permitiría a Sánchez prescindir del apoyo de los independentistas catalanes y de la formación de Otegi.

PSOE-Ciudadanos

La subida meteórica de Ciudadanos sitúa al partido como tercera fuerza. Albert Rivera ya se perfila como el futuro líder de la oposición, aunque tiene una oportunidad histórica para formar Gobierno.

Junto al PSOE llegarían a los 180 diputados, cuatro más de la mayoría absoluta. Un resultado que les permitiría un Gobierno de coalición, con ellos dos solos. Algo que, sin duda, facilitaría las cosas.

Sin embargo, Rivera ha basado gran parte de su campaña en un ‘no’ rotundo a Sánchez, con quien ha dicho que no pactará bajo ningún concepto. Tampoco están de acuerdo en este pacto los militantes socialistas, que se lo dejaron claro al presidente del Ejecutivo durante su discurso.

“Con Rivera no” podía oírse con claridad en Ferraz mientras Sánchez analizaba los resultados. “Yo creo que ha quedado claro”, respondía éste, que no parece dispuesto a pactar con la formación naranja.

Publicidad

Comentarios