El PSOE avanza en la ajustada batalla de bloques a la espera de los pactos tras las elecciones del 26M. El efecto de las generales favorece a la izquierda, que barrea, aunque serán los acuerdos los que determinen el signo de cada autonomía.

Publicidad

El efecto de las elecciones generales hará que la izquierda barra el 26M. El PSOE avanza territorialmente, aunque serán los pactos los que determinarán los gobiernos de algunas comunidades. La batalla entre los bloques está muy ajustada. Unos cuantos votos podrían determinar, por ejemplo, el signo político de Madrid o de Castilla La Mancha.

En el último día de encuestas, la de NC Report para el diario ‘La Razón’ señala que el PSOE ganaría en Madrid. Sin embargo, el PP podría mantener el gobierno apoyado por Ciudadanos y Vox.

Los socialistas tiñen de rojo el mapa de España e incluso se impondrían en porcentaje de voto en la mayoría de autonomías. Entre ellas, bastiones del PP como Castilla y León o Murcia. Solo en Cantabria y en Navarra la victoria sería para un partido diferente al PSOE. En el caso de los cántabros, confiarían en el Partido Regionalista cántabro, presidido por Miguel Ángel Revilla. Eso sí, tendría que pactar con PP o PSOE para gobernar. Y todo hace pensar que serán los socialistas los elegidos. Los navarros, por su parte, votarán a Navarra Suma, la coalición entre UPN, PP y Ciudadanos.

Pactos trasladados al Gobierno

Las elecciones del 26M servirán, sin duda, para trasladar los pactos al Gobierno de Sánchez. Los partidos esperan los resultados autonómicos para medir fuerzas.

La próxima noche electoral, Podemos medirá su fortaleza para negociar la investidura de Pedro Sánchez. Las siglas de Iglesias son imprescindibles para el PSOE, que podrá sostener gobiernos autonómicos gracias a ellos. Algo que marcará a la formación morada de cara a la Moncloa.

Así, todo se queda abierto en el reparto del poder entre Sánchez e Iglesias por táctica electoral. Hasta el próximo lunes, una vez conocidos los resultados del 26M, no estará claro el poder de cada uno en el pulso final.

Publicidad

Comentarios