Pablo Casado y Pedro Sánchez han librado un enfrentamiento más. Esta vez ha sido en el Congreso, en la sesión de control al Gobierno, que se ha convertido en casi monotemático sobre la repetición electoral. “Las elecciones las carga el diablo”, ha avisado el líder del PP.

Publicidad

Un día después de que el Rey no propusiera candidato a la investidura y España se encamine a nuevas elecciones, el Gobierno en funciones se somete este miércoles a la sesión de control. Con toda probabilidad, la última de la Legislatura fallida. Y como era de esperar, los enfrentamientos dialécticos protagonizaban los primeros minutos. Especialmente entre Casado y Sánchez.

El líder del PP avisaba al presidente del Gobierno de los peligros de una repetición electoral. “Las elecciones las carga el diablo”, le decía en su turno de palabra. Tras acusarle de haber “jugado con los españoles” y de “haber tratado con soberbia a toda la oposición”, señalaba que había “instrumentalizado” las instituciones públicas.

En opinión de Casado, Sánchez ha demostrado estos meses su “inacción” al frente del Gobierno. “Es la nada con sifón”, decía el líder del PP. “Quien no es capaz de gestionar su investidura no es capaz de gestionar España”, aseveraba.

Además, le acusaba de querer “ser investido por agotamiento electoral”. “Ha traicionado a todos y ha demostrado que no es de fiar”, aseguraba. Casado también espetaba que Sánchez “ya tiene lo que quería”: unas nuevas elecciones. Ante ellas, el PP “estará a la altura para recuperar el rumbo de una nación que le queda grande”.

Por su parte, Sánchez, visiblemente enfadado, respondía echando la culpa de las nuevas elecciones a la actitud de los líderes del PP, Podemos y Cs. “España necesita estabilidad, moderación y un Gobierno progresista, no bloqueo”, decía.

Según el análisis del presidente en funciones, las nuevas elecciones se celebrarán por la “falta de sentido de Estado de Casado, la irresponsabilidad de Rivera y el dogmatismo de Iglesias”.

Mayoría

De cara a esa nueva cita con las urnas, Sánchez volvía a pedir que se evitara la situación actual. Y, para ello, apelaba a los votos de los españoles. “Espero que el 10 de noviembre, los españoles nos de una mayoría más rotunda para que usted, señor Casado, el señor Rivera y el señor Iglesias no tengan la capacidad de bloquear el Gobierno”, ha dicho.

A pregunta de Rufián, la segunda a la que ha tenido que contestar, Sánchez mantenía su tono de campaña electoral. Reivindicaba un proyecto de Gobierno basado en tres pilares. El primero, el de la justicia social. La lucha contra la corrupción en segundo lugar. Y, por último, la apuesta por la convivencia dentro de la Constitución.

Publicidad

Comentarios