ERC y el independentismo empiezan a asumir ya que perderán Barcelona tras el paso al frente de Colau para gobernar con PSC y Valls. La alcaldesa ha asegurado que se postulará para seguir en el cargo.

Publicidad

Ha esperado, pero finalmente Ada Colau ha dado el paso al frente, asegurando que está dispuesta a repetir como alcaldesa. Eso significa que rivalizará con el candidato de ERC, Ernest Maragall, que ganó por votos en las elecciones del 26M, aunque empató en escaños con Barcelona en Comú.

Eso significa también que Colau podría aceptar el apoyo tácito a cambio de nada que le ofreció Manuel Valls hace unos días. Y que tendrá que pactar con el PSC para tener los escaños necesarios para formar Gobierno.

El pasado miércoles, Maragall dio por suspendidas las conversaciones con Colau. Argumentó que la alcaldesa tendría que aclarar si prefiere un bipartito con ERC o con el PSC. La última propuesta del republicano fue un gobierno equitativo, en el que él fuera alcalde y Colau vicealcaldesa. Una figura de nueva creación.

Sin embargo, a la líder de Barcelona en Comú no le gusta la propuesta. Por eso, decidió dar un paso adelante y postularse para el bastón de mando. Por lo que el independentismo ve cómo podría perder la ciudad.

Pese a ello, la alcaldesa de Barcelona no da por perdidas las negociaciones con ERC. Y es que sigue insistiendo en un tripartito de izquierdas.

No parece una solución a conseguir, por lo que necesitará recurrir a la ayuda que le ha lanzado Valls. Colau formaría gobierno gracias a sus 10 concejales, los 8 del PSC y los tres de Valls para sumar 21 escaños y lograr la mayoría absoluta. El candidato hispanofrancés ofrecía su apoyo sin compromiso, asegurando que así evitaría que los independentistas llegaran al poder en la Ciudad Condal.

“Si el voto del señor Manuel Valls es el que decide, la responsabilidad será de quien lo acepte”, ha dicho Maragall.

Más allá de Barcelona

Ada Colau someterá a votación su decisión, que podría ir más allá de Barcelona. El Ayuntamiento de Tarragona, la Diputación de Barcelona y el Ayuntamiento de Sabadell podrían estar también en juego.

Con el apoyo de Colau, el PSC conservaría in extremis Tarragona, recuperación la Diputación barcelonesa y también la alcaldía de Sabadell.

Publicidad

Comentarios