ERC ya avisa a Sánchez de que aplazar la mesa de diálogo es una «incumplimiento flagrante» del pacto de investidura al que llegaron los republicanos con el PSOE. Pere Aragonés ha exigido ya que se ponga una «fecha inminente».

Publicidad

«Incumplimiento flagrante del acuerdo y una irresponsabilidad absoluta». Así califica ERC la decisión de Sánchez de aplazar la mesa de diálogo pactada con los republicanos. Desde el partido independentista consideran que aún «quedan muchos meses para las elecciones» y que tras la reunión de Sánchez con Torra «hay que poner una fecha inminente» a esa mesa.

El presidente del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabriá, ha lanzado un escueto pero contundente mensaje en redes sociales en estos términos.

Al igual que él, la propia formación republicana ha difundido un comunicado avisando de que «no hay tiempo que perder». «Quedan muchos meses para las elecciones y no tiene ningún sentido esperar a la constitución de un nuevo Govern, por lo que la vía política hay que abrirla ya, es urgente y es imprescindible», dicen.

El partido, además, reprocha tanto a PSOE como a JxCat su posición respecto a la mesa de diálogo. «Ya sabemos que algunos no la quieren porque no la sienten suya y otros no la quieren tampoco, porque la han hecho porque se han visto obligados», dicen en referencia a Torra y Sánchez respectivamente. En el comunicado añaden, avisando, que «es un acuerdo firmado y si no se cumple será un incumplimiento flagrante para ERC».

Unas palabras que suenan a amenaza y que podrían hacer que los diputados de ERC dejaran de apoyar al Gobierno de coalición. Lo que complicaría dar luz verde a varios proyectos de ley. Entre ellos, los Presupuestos.

ERC llama a la responsabilidad para «reflexionar» y «trabajar por el diálogo». Y eso pasa, según ellos, por reunir a la ahora congelada mesa de diálogo. «Como marca el pacto de investidura», recalcan.

Despejar el camino

Sin embargo, el Gobierno no quiere una mesa de diálogo hasta que no se despeje el camino electoral. De hecho, en su comunicado, apremiaban a que se celebrasen las elecciones cuanto antes. Porque «cuanto antes haya nuevo Govern, antes iniciaremos el diálogo».

Algo más conciliador, Pere Aragonés se mostraba seguro de que Sánchez y Torra «honrarán sus acuerdos». Y que la reunión entre ambos se mantendrá.

Por su parte, Torra instaba a Sánchez a no excluir «ningún contenido» en su reunión. Aunque el Gobierno ya ha avisado que no se hablará de autodeterminación ni amnistía.

Los dos objetivos que por su parte lleva Torra a la reunión. Lo que ha provocado el enfado del Ejecutivo de Sánchez.

Publicidad

Comentarios