ERC ha decidido dejar solo a Quim Torra y desmarcarse de los planes de éste en Cataluña. El partido republicano apuesta por investir a otro presidente tras la inhabilitación del actual y no convocar elecciones hasta terminar la legislatura.

«Si hay una inhabilitación firme no se pueden convocar elecciones. Lo que tiene que hacer el Parlament es elegir a un nuevo presidente». Así se expresaba el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, este miércoles. Con sus palabras, ERC se desmarca de los planes de Quim Torra, que pretendía convocar elecciones si era inhabilitado.

La decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de inhabilitar a Torra ha evidenciado nuevas discrepancias con sus socios de gobierno. El pasado viernes, el presidente catalán aseguraba que solo le podía destituir el Parlament. Y acusaba a la JEC de organizar un «golpe de estado» contra la Generalitat. Este miércoles, ERC negaba esta posición y especula ya con los pasos a dar cuando la decisión de la JEC sea firme.

Asegura Aragonés que «nuestra prioridad es acabar la legislatura». Por lo que descartan elecciones y apuestan por elegir a un nuevo presidente.

Aunque ratificaron, junto a JxCat y la CUP, a Torra en su cargo tras la decisión de la JEC, ERC busca ya alternativas.

Mascarell ¿sustituto?

La inhabilitación de Torra parece solo cuestión de tiempo. Por lo que en breve se abrirá un nuevo panorama en el Gobierno catalán.

Una vez tenga que abandonar su cargo, Torra dejará su puesto de forma interina a su número dos, Pere Aragonés. Éste asumirá la presidencia mientras el Parlamento catalán elige a un nuevo presidente.

Entre los nombres que ya suenan para este cometido está el de Ferran Mascarell, exconsejero de Artur Mas. Acaba de entrar en el Parlament en sustitución de Carles Puigdemont, quien abandona el cargo para ser eurodiputado.

Comentarios