Tras decretarse el estado de alarma, todos los expertos coinciden en que este lunes arranca la semana clave del coronavirus en España. El previsible aumento de contagios hace pensar que se pueda llegar, por fin, al pico máximo. A partir del domingo, las cifras tendrían que ser más alentadoras.

Publicidad

El coronavirus no va a dar tregua. Este lunes arranca una semana clave en España. Los expertos advierten de que el número de contagios aumentará considerablemente, por lo que podríamos acercarnos al pico máximo de infectados.

La llegada de los test rápidos, -el Gobierno ha pedido seis millones de pruebas-, ayudará a que el número de positivos sea mayor que en las pasadas semanas. Por tiempo, se espera que comiencen a aparecer los casos que pudieran contagiarse en aglomeraciones como la manifestación del 8M, el encuentro de Vox en Vistalegre o en partidos de fútbol hasta que se decretó el cierre de los estadios.

Todos los expertos coinciden en asegurar que entre 23 de marzo y el próximo domingo 29, se vivirán los días más dramáticos de la epidemia en España.

Los peores augurios adelantan que para el miércoles serán necesarias 1.500 camas de UCI solo en Madrid. A finales de semana, las camas necesarias serán de entre 2.000 y 2.200. El hospital de Ifema, con capacidad para 5.500 camas, más de 1.000 de ellas para UCI, intentarán aliviar el aluvión de ingresos.

Los pronósticos más pesimistas llegan a hablar de entre 80.000 y 100.000 contagios.

Situación excepcional

Sin duda, España vive una situación excepcional. A pesar del estado de alarma, muchos serán los casos que salgan a la luz esta semana. Lo que hará colapsar, aún más, el sistema sanitario.

Muchos hospitales piensan ya en soluciones de emergencia. Entre ellas, convertir plantas enteras en camas UCIS. El objetivo es tratar a los pacientes más graves. También ampliar con neumólogos y anestesistas los equipos de intensivistas, desbordados ante la situación.

Así, los neumólogos pueden supervisar a los pacientes, analizar los gases o comprobar la saturación de oxígeno. Los anestesistas pueden entubar y controlar la respiración de los enfermos, como hacen en las unidades de reanimación post operatorias.

La apertura de hospitales de campaña como el de Ifema permitirá que muchos pacientes que esperaban hasta tes días ser hospitalizados en planta, puedan ser derivados, aligerando la masificación.

También, aquellos pacientes leves que ocupen ahora una cama de hospital podrán ser derivados, al no requerir de atención especial. El objetivo es descongestionar todo lo que se pueda los centros sanitarios en una semana que se prevé trágica. Sin embargo, el lado positivo es que si en estos días se alcanza el pico máximo de contagios, la epidemia comenzará a remitir a partir del domingo.

Publicidad

Comentarios