España tendría 60.000 contagios menos si el confinamiento hubiera empezado una semana antes, es decir, el 7 de marzo. Concentraciones como las del 8M, partidos de fútbol y baloncesto así como restaurantes y demás sitios de ocio habrían permanecido cerrados, ahorrando un 62,3% de los casos.

Publicidad

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha hecho un cálculo de cuántos contagios de Covid-19 se podrían haber evitado si el confinamiento hubiera empezado una semana antes. Es decir, el 7 de marzo en lugar del 14. Con esa medida siete días antes, se habrían evitado hasta 60.000 contagios, lo que supone un 62,3% del total.

El estudio sitúa en el 7 de marzo una fecha determinante tras el debate de si el Gobierno debería haber permitido ese fin de semana todos los eventos masivos. No ya solo las manifestaciones del 8M sino también conciertos, partidos de fútbol y baloncesto o locales de ocio de todo tipo.

El propio Ministerio de Sanidad ha reconocido que en la última semana de febrero se produjeron un número «muy importante» de contagios. Especialmente, en Madrid. «El número de casos registrados el 4 de abril habría sido de 47.000, algo más de un tercio de los efectivamente registramos en la misma fecha», explica el informe de Fedea.

El estudio asegura que adelantando una semana el confinamiento, se hubiera «evitado probablemente el colapso de muchos hospitales». Y es que serían 60.000 casos menos.

Menos muertos

El informe también señala que, de habernos confinado antes, la cifra de muertos sería mucho menor. Y es que menos infectados habrían necesitado hospitalización, habrían tenido más atención y recursos y los ingresos en UCI habrían sido menores también.

El análisis también recoge qué hubiera pasado si no se hubiera decretado el estado de alarma el 14 de marzo. Y las cifras son demoledoras. Los casos hubieran pasado de los 126.000 a 617.000 a fecha de 4 de abril. Con la medida, por tanto, se han evitado alrededor de medio millón de infecciones. Lo que representa «una reducción media del 79,5% en el volumen total».

También concluyen que se tendría que haber controlado el acceso a España de viajeros procedentes de zonas afectadas. Así como que la población concentrada en grandes ciudades y la edad media del país adelantan la aparición de contagios.

Publicidad

Comentarios