Exteriores ha decidido ahora cambiar su estrategia y acepta reabrir las ’embajadas catalanas’ suspendidas por el Supremo. Serán las sedes de Argentina, México y Túnez.

Publicidad

Poco ha tardado el Gobierno en cambiar de estrategia en uno de los principales enfrentamientos con la Generalitat. El de las ’embajadas catalanas’. Exteriores ha decidido ahora aceptar y reabrir tres de estas delegaciones. Impugnadas por el propio Gobierno y suspendidas por la Justicia hace unos meses.

El Ejecutivo argumenta que el Gobierno catalán ha reformulado los objetivos para reactivarlas. Exteriores dice que ya no ve riesgo de que esos centros entorpezcan la labor exterior de España.

Pese a todo, el cambio no es más que un nuevo gesto hacia los independentistas. Un cambio de era que respalda la reapertura de las sedes de Argentina, México y Túnez, paralizadas además por la Justicia. Con el beneplácito del Gobierno de Sánchez, la Generalitat aprobaba el pasado martes tres decretos para abrir esas tres ’embajadas’.

Exteriores había leído ya los textos y había logrado introducir algunas modificaciones. Dieron vía libre a la reapertura el pasado 10 de enero. Tres días antes de que tomara posesión la nueva ministra, Arancha González Laya. Es decir, aún bajo mandado de Margarita Robles, que se había hecho cargo de la cartera desde la marcha de Borrell a Europa.

Ese cambio de estrategia es señal de la nueva etapa de diálogo. Borrell mantuvo una línea firme para demostrar que esas llamadas ’embajadas’ resultaban lesivas para los intereses del Estado. “Están siendo un instrumento fundamental para promover las tesis del secesionismo y denigrar la imagen internacional de España”, argumentaba el entonces ministro.

Adiós a la vía judicial

El entendimiento de Exteriores dice adiós a la vía judicial que recorría este caso. Al reescribirse los tres decretos para abrir nuevas ’embajadas’, el recurso y las medidas cautelares adoptadas por el tribunal ya no tienen sentido.

Entre los cambios, el del término que empleaban para referirse al trabajo de estas oficinas. El departamento de Acción Exterior hablaba de “relaciones bilaterales”. Una expresión limitada a las competencias exclusivas del Gobierno estatal en Exteriores.

Sin aclararse el término que se utiliza ahora, parece que ha cambiado, como confirmaba la portavoz del Gobierno catalán. Ha habido “una actualización en las funciones”.

Publicidad

Comentarios