Alberto Núñez Feijóo mantendrá la mayoría absoluta en Galicia según el primer sondeo de cara a las elecciones del 5 de abril. Aglutinará el voto de centro-derecha y se convierte en la excepción dentro del PP.

Publicidad

El actual presidente autonómico de Galicia se ha convertido en una excepción dentro de su partido. Mientras el PP sufre con la desfragmentación de la derecha, Feijóo mantendrá la mayoría absoluta en su comunidad. Así lo apunta el primer sondeo sobre las elecciones autonómicas gallegas, que se celebrarán el próximo 5 de abril.

Elaborada por GAD3 para el diario ‘ABC’, el sondeo refleja que el PP volverá a imponerse con holgura en Galicia. Lo que le permitirá seguir en el poder. No tendrá necesidad de llegar a acuerdos ni con Cs ni con Vox. Ambos, además, con escasa plantación en la comunidad gallega.

Si se celebrasen hoy las elecciones, Feijóo obtendría 41 diputados de un Parlamento que tiene 75. Son los mismos que consiguió en septiembre de 2016. Entonces, convirtieron a Feijóo en el único del PP con mayoría absoluta.

A la vista de los posibles resultados, Feijóo ha rechazado de pleno presentarse en una plataforma junto a Cs. Ni mucho menos esconder las siglas del PP bajo la denominación de Galicia Suma o Mejor Unidos (ésta última, propuesta por Arrimadas). El candidato popular ha ofrecido, como mucho, la posibilidad de incorporar a sus listas a algunos de los dirigentes de Cs.

La formación naranja no logró ningún escaño en 2016 pese a sus 48.000 votos. Un momento en que el partido estaba en uno de sus mejores momentos. Ahora, las encuestas le dan una estimación de 20.000 papeletas. Que podrían serle de utilidad a Feijóo si se le complica la campaña.

Por su parte, una alianza con Vox ni se plantea. Los de Abascal se presentarán por primera vez en Galicia, ya que no lo hicieron en 2016. Con una estimación de voto del 2,9%, se quedarían sin diputados. El porcentaje podría incluso reducirse si muchos votantes de la derecha abogan por el voto útil al PP.

Bloque de izquierda

En el bloque de izquierda se produce una gran caída. Especialmente en la marca En Marea/Galicia, que pasaría del 19,1% de los votos al 5%. Sus catorce diputados actuales se quedarían en dos. Con riesgo incluso de perderlos si no llegan a ese 5% de votos.

Esta gran caída beneficia al PSOE y al BNG. Los socialistas se consolidarían como primer partido de la oposición, con una estimación del 26,2%, lo que supone 8,3 puntos más que en 2016. Y pasarían de sus catorce diputados a 21.

El BNG también sacaría rédito. Doblaría prácticamente sus votos y sus escaños. Del 8,4% pasaría al 14,7%. Y de seis diputados en 2016, a 11 ahora.

Publicidad

Comentarios