La Fiscalía se ha querellado contra Quim Torra por desobediencia al no quitar los lazos amarillos y las esteladas a tiempo. El presidente catalán ignoró así las indicaciones de la Junta Electoral.

Publicidad

La Fiscalía Superior de Cataluña ha presentado una querella por desobediencia contra Quim Torra. Le acusan de desoír la orden de la Junta Electoral y no retirar los lazos amarillos y pancartas a favor de los políticos presos en los edificios de la Generalitat.

En su escrito, el fiscal superior acusa a Torra de ignorar “consciente y deliberadamente” la orden de la Junta Electoral. Mantuvo la simbología independentista en los edificios públicos. Algunas veces, incluso, de manera encubierta. De hecho, no dudó en cambiar el lazo amarillo por un lazo blanco.

“Nos encontramos aquí ante un requerimiento claro y expreso emitido por la máxima autoridad administrativa en materia de control de los procesos electorales”, dice el fiscal. Al desatender de manera reincidente a la Junta, la Fiscalía lo considera de “especial gravedad”.

El fiscal ya ha pedido que se cite a declarar al presidente catalán. Y también que se reclame a la Policía Nacional los informes que hizo sobre el incumplimiento a propósito.

El ‘show’ de Torra

Tras hacer su ‘show’ poniendo unas pancartas sobre otras, finalmente Torra accedía a quitarlas. Pero lo hizo fuera de plazo. Y cuando los Mossos tenían ya la orden de limpiar de estas instituciones la simbología partidista.

El presidente catalán, además, aseguró que sólo haría lo que le recomendara el Síndic. Además, Torra ocultó la decisión del Síndic, que le dijo que lo retirara.

Publicidad

Comentarios