Los Franco vivieron momentos de tensión con la Policía en el cementerio de Mingorrubio. Las imágenes de un forcejeo entre ambas partes han salido a la luz este viernes. “¡Qué vergüenza! ¡Esto es una dictadura!”, decían los familiares.

Publicidad

No podían pasar los móviles ni querían imágenes pero los Franco han logrado filtrar un momento de tensión (de los muchos que hubo) durante la exhumación del dictador. En el vídeo que ha aparecido este viernes se muestra cómo varios familiares viven un forcejeo con la Policía al verse encerrados en la cripta del cementerio de Mingorrubio.

“¡Qué vergüenza!”. “¡Esto es una dictadura!”. “Ya está bien, hombre, un poquito de dignidad. Después de lo que han hecho”. Son algunas de las frases que se escuchan de boca de los familiares de Franco a las puertas de la cripta.

En el lado contrario, los agentes de la Policía Nacional presentes en el cementerio para velar por la seguridad del acto.

El origen del forcejeo se produjo tras la misa en Mingorrubio. Francis Franco fue acusado de grabar el entierro y los policías responsables de la seguridad quisieron registrarlo. Durante unos momentos, obligaron a la familia a permanecer en la cripta.

El nerviosismo crece por momentos mientras la puerta se mantiene cerrada. “Pero déjenos salir, por favor”, pide una de las descendientes de Franco. Cuando los responsables abren finalmente la puerta, los presentes salen atropelladamente de la cripta. “¡Quiénes son ustedes para prohibirnos, ya está bien!”, se escucha decir.

Ruido de radiales

Tras la exhumación y el vídeo, los Franco han criticado al Gobierno por el “circo mediático” en que se convirtió la salida. En declaraciones a la Cadena Cope, el abogado de la familia, Luis Felipe Utrera Molina, ha asegurado que el diseño fue un claro intento de propaganda electoral para Pedro Sánchez.

“Lo que había allí no era una momia, era su abuelo. Estaban rotos”, decía el letrado. “Nadie puede imaginarse lo que era el ruido de las radiales, de las mazas destrozando los mármoles para extraer el cuerpo. Había que estar en el silencio de la basílica para darse cuenta de lo duro que era eso”, ha ciho.

Los Franco no tenían “ningún inconveniente” en que se pudiera grabar dentro de la basílica. Y ha acusado al Gobierno socialista de elegir “qué imágenes se grababan”. También “qué se podía reproducir”. Y todo ello “sin consultarlo con ellos”.

Publicidad

Comentarios