El fuego está destruyendo Canarias. Hasta 10.000 hectáreas quemadas, 9.000 desalojados y 10 días en llamas. El incendio alcanza ya un perímetro de 75 kilómetros y amenaza también al sur de la isla.

Publicidad

Un cambio en la dirección del viento este pasado lunes volvía a complicar las tareas de extinción del incendio que asola la isla de Gran Canaria desde hace ya diez días. El fuego ha dejado 10.000 hectáreas quemadas y alcanza un perímetro de 75 kilómetros. Además, 9.000 personas han sido desalojadas y las llamas amenazan ya a la parte sur de la isla. El fuego destruye también uno de los pulmones verdes del atolón, el Parque Natural de Inagua. 

El Gobierno de Canarias ha ampliado por eso las zonas de evacuación a Mogán, La Aldea y San Bartolomé de Tirajana. La posibilidad de que el fuego alcance estos municipios ha llevado al Ejecutivo a tomar la decisión.

De las 10.000 hectáreas quemadas, 2.000 de ellas se encuentran en el Parque Natural de Tamadaba. Otras 2.000 están cerca de la reserva de Inagua.

En la zona norte, el fuego de San Mateo, Valleseco y Moya parece contenido y prácticamente estabilizado. Se espera que los vecinos desalojados puedan volver a sus casas este martes.

Importante despliegue

El ministro Planas ha señalado ya que el despliegue de medios “es el más importante en Canarias y uno de los más importantes en España en los últimos años”. Este martes se incorporarán, además, nuevos medios.

Entre ellos, dos helicópteros desde la Península, un avión de carga y otra de coordinación. Y este pasado lunes llegaba un módulo de varios drones para poder visualizar las zonas y poder saber dónde y cómo atacar al fuego.

En total, más de mil efectivos humanos y una veintena de medios aéreos. Todas las administraciones, además, están unidas en este punto.

Se han descargado más de un millón de litros de agua sobre la zona afectada por el incendio. Solo los aviones anfibios han realizado 133 descargas sobre las llamas.

Publicidad

Comentarios