El Gobierno asume el mando único y limita los desplazamientos en toda España. Pedro Sánchez, tras el Consejo de Ministros extraordinario, anuncia las medidas a tomar en el estado de alarma que son, ha dicho «drásticas» y «tendrán consecuencias».

Publicidad

Después de 7 horas de reunión y aunque su comparecencia estaba anunciada para las 14:00 horas del sábado, Pedro Sánchez aparecía para dirigirse a la ciudadanía y dar a conocer las medidas tomadas por el Gobierno en el estado de alarma. «Son medidas drásticas y van a tener consecuencias», decía casi nada más empezar su discurso.

Como ya se había adelantado, el estado de alarma durará 15 días de momento. Si fuera necesario alargarlo, la medida iría al Congreso para ser aprobada por el conjunto de los diputados. Será es mismo sábado cuando entren en vigor las medidas, ya que se publicará el decreto en el BOE. Y afectarán a toda España, pasando el Gobierno a tener todas las competencias en el conjunto del país.

Las personas responsables, bajo mando único del Gobierno, serán los ministros de Defensa (Margarita Robles), Interior (Grande Marlaska), Transportes (Ábalos), y Sanidad (Salvador Illa). Y en cuestiones en las que ninguno de estos ministerios tengan competencias, será responsabilidad de Sanidad tomar las decisiones.

Las Fuerzas de Seguridad, las policías locales y autonómicas pasarán todas a depender de Interior durante el estado de alarma. Al igual que Protección Civil. «El Ejército también está preparado», ha dicho Sánchez.

Aunque la gestión ordinaria de las administraciones seguirá en manos autonómicas, todas las decisiones se tomarán a nivel de mando único gubernamental.

Circulación de personas

A fin de evitar la propagación del coronavirus, el Gobierno prohíbe la circulación de personas salvo en casos excepcionales. Por lo tanto, los ciudadanos estarán confinados en sus casas.

Solo se contemplan las siguientes situaciones, que permitirán a los ciudadanos desplazarse:

  • Acudir a comprar alimentos, artículos de primera necesidad o productos farmacéuticos.
  • Para ir a centros de salud, servicios y establecimientos sanitarios.
  • Por trabajo.
  • Para volver a casa.
  • Con el fin de asistir a personas mayores, dependientes o menores.
  • Para ir a los bancos o seguros.
  • Y por causas de fuerza mayor.

Los ciudadanos tendrán que moverse de manera individual salvo en casos de discapacitados. Y los coches particulares podrán moverse para ir a repostar y en los supuestos anteriores.

En todo momento, ha recordado Sánchez, hay que respetar las recomendaciones de Sanidad y se contempla la posibilidad de cortar carreteras si así lo requiere la situación en algún momento.

Toda la Educación será además suspendida en toda España. Medida que ya había tomado comunidades como Madrid, País Vasco o Galicia.

Y la actividad comercial se limita a establecimientos de alimentación, bebidas, productos sanitarios, ópticas, ortopedia, prensa, tecnológicas, telecomunicaciones, peluquerías, tintorerías, estancos y gasolineras.

En todos los casos se recomienda evitar las aglomeraciones de gente.

Los museos, centros culturales, espectáculos y demás actividades del mundo de la cultura, así como las deportivas quedan cerradas. Igual que la restauración, salvo para los servicios a domicilio.

Quedan suspendidas también las fiestas populares y los desfiles. Así como se recomienda evitar aglomeraciones en las iglesias y centros de culto.

Medidas adicionales

También, como medidas adicionales, el Gobierno pasa a órdenes de Sanidad las autoridades civiles y sanitarias, las farmacias y cualquier empresa relacionada con la salud.

Todos los medios sanitarios, ya sean civiles o militares, públicos o privados, pasan a depender también de Sanidad. Un ministerio que podrá hacer uso de instalaciones privadas si así lo necesita.

En cuanto al transporte, se mantiene el 100% de las vías ferroviarias comerciales. Al 50% quedan las vías ferroviarias de viajeros así como el transporte marítimo de pasajeros.

El Estado asegura además el abastecimiento de alimentos y energía.

Como en anteriores comparecencias, Pedro Sánchez ha hecho hincapié en la coordinación, colaboración y cooperación del Gobierno y las autonomías a fin de acabar con la crisis del coronavirus.

De hecho, Sánchez se reunirá de manera telemática con todos los presidentes autonómicos este domingo. El objetivo no es otro que frenar la curva de contagio. Y, por eso, ha pedido también a las autoridades autonómicas solidaridad, diálogo y cohesión total. «En esta crisis no hay colores políticos ni ideologías», ha resaltado.

«Debemos combatirlo unidos», ha recalcado Sánchez en varias ocasiones. Los tres objetivos contra el coronavirus, ha dicho, son reducir la propagación primero, detenerla después y eliminarla por último.

Todo ello bajo la «disciplina social». Y es que de nuevo ha apelado a la responsabilidad individual. También ha pedido que se corte con «la cadena del pánico, los bulos y las fake news».

«Vayamos todos a una», ha pedido en varias ocasiones. «Es el momento de la responsabilidad y la disciplina social», ha insistido.

De nuevo, Sánchez ha pedido «proteger a los mayores protegiéndonos a nosotros mismos».

Por último, y antes de asegurar que «la batalla la vamos a ganar», ha querido dar las gracias a los sanitarios, administraciones, Ejército, investigadores, mundo de la cultura, empresarios y autónomos, medios de comunicación, a los que cuidan a los mayores, a padres y madres, y a los que cuidan a los más vulnerables.

«Esta batalla la vamos a ganar. Lo importante es que el precio a pagar sea el mínimo», ha terminado Sánchez su comparencia.

Publicidad

Comentarios