El Gobierno calcula que se perderán hasta un millón de empleos por la crisis del coronavirus. Si la situación se prolongara durante cuatro meses, las pérdidas podrían llegar a los 125.000 millones de euros.

Publicidad

La factura económica que España tendrá que pagar tras la crisis del coronavirus será muy abultada. Su impacto es aún difícil de predecir. Dependerá en gran parte de cuánto se alargue el estado de alerta. Pero desde el Gobierno calculan ya que podrían perderse hasta un millón de empleos por la crisis.

Moncloa diseña ya con sus técnicos diferentes cuadros macroeconómicos para después de la crisis. En uno de ellos, considerado intermedio, y asegurando que se prolongue durante cuatro meses, estiman unas pérdidas de 125.000 millones de euros.

De cumplirse la previsión, España perdería tres años de crecimiento económico. Por lo que el PIB volvería a las cifras de 2016.

En este escenario, España se quedaría a las puertas de una nueva recesión económica en cuanto termine el coronavirus.

Del millón de empleos que pueden desaparecer, la mayoría pertenecen al sector del turismo. Se destruirán 300.000 trabajos directos de los 2,2 millones de personas que trabajan en este campo. La misma cifra se prevé en pérdida de trabajos indirectos.

Solo el sector turístico podría hacer perder 600.000 empleos. Las cancelaciones de reservas hoteleras, la suspensión de la Semana Santa o la Feria de Abril e incluso de cara al verano están haciendo ya estragos.

Plan de choque

El Gobierno tiene que presentar medidas de choque este martes, tras el Consejo de Ministros. Sin embargo, muchos aseguran que tendrán que tomar otras decisiones próximamente. Medidas de mayor calado, que inyecten más liquidez al sistema.

Se considera prioritario sacar adelante los Presupuestos, aprovechando que Bruselas ha dado luz verde para que el objetivo de déficit sea mayor. Lo que podría aumentar el gasto público en un escenario de fuerte contracción del consumo.

Publicidad

Comentarios