El Gobierno cree que el Parlamento catalán desobedeció y pude al Tribunal Constitucional (TC) que lleve a la Mesa ante la Fiscalía. Carmen Calvo ha recordado, además, que ya se avisó a Roger Torrent de este supuesto.

Publicidad

El Ejecutivo de Sánchez no está dispuesto a permitir que el Parlamento catalán desobedezca ni a las leyes ni a la Justicia. Por eso, ha pedido al TC que lleve a los miembros de la Mesa ante la Fiscalía “si considera que se ha desautorizado su apercibimiento”. Carmen Calvo recordaba que “ya se comunicó” a Roger Torrent y al resto de miembros de la Mesa que “podían incurrir en delitos”.

El pasado 4 de octubre, el Gobierno recurría al Constitucional para impugnar dos resoluciones del Parlament. La primera, a favor del derecho de la autodeterminación. Y la segunda una reprobación del Rey Felipe VI. Entonces, el Ejecutivo pidió que se declarasen nulas ambas disposiciones. Y también solicitó que fueran “suspendidas de forma inmediata”.

Notificación a Torrent

El Gobierno pedía al TC que todas las resoluciones, incluidas las de suspensión, fueran notificadas de forma personal a Roger Torrent. También al secretario general de la Cámara catalana y a todos los miembros de la mesa.

Y les avisó de que desobedecer al Constitucional podría tener consecuencias penales. Poco después, Torrent anunciaba que debatirían de nuevo la autodeterminación y la reprobación del Rey. Un debate que no se ha producido aún. Pero que ya se ha incluido en el orden del día. La oposición ya lo ha impugnado.

En un primer momento, el Ejecutivo de Sánchez aseguró que no recurriría los actos del Parlament hasta que se produjese ese debate. Sin embargo, ha decidido cambiar de opinión y ha optado por interponer un nuevo incidente de ejecución de sentencia contra ese orden del día. “Hay que actuar jurídicamente antes de que se produzca el debate”, ha dicho Calvo.

Publicidad

Comentarios