El Gobierno se prepara ya para una nueva semana de disturbios en Cataluña. Con el arranque este viernes de la campaña electoral, la jornada de reflexión y la visita de los Reyes, se espera que los altercados vuelvan a ser protagonistas.

Publicidad

Este 1 de noviembre arranca la campaña electoral. El 4 y el 5 los Reyes visitan con sus hijas Cataluña para entregar los premios Princesa de Gerona. Y el día 9 se celebra la jornada de reflexión. Tres citas en las que el Gobierno teme un nuevo brote de altercados y disturbios en las calles y para lo que se prepara ya.

El Ejecutivo tiene informaciones que apuntan a que habrá nuevas movilizaciones y disturbios en Cataluña. Arran, la organización juvenil de la CUP, ya ha anunciado protestas ante el viaje de los Reyes. Y Tsunami Democràtic ha pedido a sus seguidores que estén movilizados en la jornada de reflexión. Y también en los días posteriores. Concretamente, 11, 12 y 13 de noviembre.

El comité de coordinación de la situación en Cataluña ya ha abordado este tema. Están preocupados especialmente por la visita de los Reyes y por la jornada antes de las elecciones. Y es que el 9 de noviembre coincide, además, con el cuarto aniversario del primer intento de referéndum ilegal.

Los disturbios podrían interferir en las elecciones, al tratar de que se votara en un estado de agitación y altercados.

Control de carreteras

Crece también la preocupación por los cortes en las carreteras. Especialmente, en la AP-7, objeto de constantes sabotajes por parte de los CDR.

El control de esta vía se considera prioritario para evitar colapsos en los transportes. En los últimos días se han realizado llamamientos para bloquear esta autopista, por la que pasan alrededor de 15.000 camiones diarios. Especialmente en el paso fronterizo de la Junquera, donde más altercados suelen producirse.

Esta vez, con el trabajo previo de Mossos, Policía y Guardia Civil se han impedido los cortes.

Interior sigue volcada en vigilar y controlar las infraestructuras. No solo la AP-7 sino también el aeropuerto de El Prat, el Centro de Control Aéreo de Barcelona y la estación del AVE de Sants.

Publicidad

Comentarios