El Gobierno de Sánchez ha exigido a Quim Torra que asegure la normalidad esta semana en Cataluña y, sobre todo, el fin de semana del 10-N. Y le avisa de los delitos electorales en los que pueden incurrir quienes perturben la paz de las elecciones.

Publicidad

Ha sido la ministra de Justicia, Dolores Delgado, la que ha exigido este lunes al Gobierno de Quim Torra que asegure la normalidad esta semana. Y, especialmente, en la jornada de reflexión y el 10-N. Y le ha avisado de los delitos electorales que se pueden cometer.

Tras acudir a un desayuno informativo junto a Cristina Narbona, Delgado pedía “a las instituciones catalanas que eviten cualquier tipo de violencia”. “Y que estos días pasen sin ningún tipo de entorpecimiento a las elecciones ni a la jornada de reflexión”, añadía.

A la exigencia, sumaba Delgado una puntualización, dejando claro que “cualquier otra cosa” que no sea evitar la violencia y garantizar la normalidad del periodo electoral, “puede ser constitutiva de delito electoral”. “Y además, muy grave”, añadía.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha reprochado este lunes también a Torra que no haya condenado la violencia. “Lo que no puede ser es que tengamos un presidente que mira para otro lado”, ha dicho. Y que, además, “hace mucho tiempo anima a los CDR a que aprieten”.

JxCat y ERC

Mientras tanto, JxCat y ERC participan en las protestas contra el Rey. Ambas formaciones, que componen el Gobierno catalán, van a enviar candidatos y diputados a la concentración convocada por los CDR y Arran.

En representación de JxCat acudirá Míriam Nogueras, Roger Español, Aurora Madaula y Gemma Geis. Todos ellos encuadrados en el núcleo de afines de Puigdemont.

ERC llevará a candidatos de segunda fila como Joan Josep Nuet o Carolina Telechea. O los diputados Marc Sanglas, Mónica Palacín o José Rodríguez.

Publicidad

Comentarios