El Gobierno ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que cierre las ’embajadas catalanas’ de Berlín, Londres y Ginebra. Desde Exteriores aseguran que suponen un “grave perjuicio” para la acción exterior de España.

Publicidad

Con el apoyo de la Abogacía del Estado, Exteriores ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que cierre las ’embajadas catalanas’ de Alemania, Reino Unido e Irlanda y Suiza. Situadas, respectivamente, en Berlín, Londres y Ginebra.

La Abogacía del Estado considera que estos centros de la Generalitat vulneran la competencia exclusiva del Estado en materia de relaciones internacionales. Y que actúan con “singular intensidad para un proceso secesionista que ha sido declarado inconstitucional”.

La petición se presentó es pasado lunes como medida cautelar en el marco del recurso contencioso administrativo interpuesto en 2018 contra el decreto de la Generalitat que restablecía estas tres delegaciones las de EEUU, Francia e Italia. Todas ellas fueron cerradas en noviembre de 2017 tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución un mes antes.

Ahora, Exteriores considera que las actividades de las delegaciones de Berlín, Londres y Ginebra “responde con singular intensidad a los objetivos del proceso secesionista de Cataluña que ha sido declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional en reiterados pronunciamientos”.

Por este motivo, Exteriores pidió a la Abogacía del Estado exigir medidas cautelares. Lo que en la práctica supone paralizar la apertura de las ’embajadas catalanas’ que aún no están en marcha. Y cerrar aquellas que hayan registrado irregularidades. Esa situación afecta, potencialmente, al menos a otras seis. “Están siendo un instrumento fundamental para promover las tesis del secesionismo y denigrar la imagen internacional de España”, argumenta el ministerio.

Las tres últimas

Mientras tanto, otras tres delegaciones han abierto sus puertas. Son las de México, Argentina y Túnez. Han sido aprobadas esta misma semana, aunque Exteriores había pedido que se recurriera su apertura. El ministerio que dirige Josep Borrell considera que estas ’embajadas’ son “lesivas para los intereses del Estado”. Sobre todo, porque el Gobierno catalán asegura tener como objetivo “emplear todos los medios a su alcance en la llamada internacionalización del ‘procés'”.

En cuanto a las de Londres, Berlín y Ginebra, el escrito recoge que “se encuentran en funcionamiento y contravienen de forma evidente con su actividad, entre otros, un título competencial y exclusivo del Estado, como las relaciones internacionales; límite de la acción exterior de las comunidades autónomas”.

La Generalitat anunció en junio de 2018 que abriría delegaciones en Reino Unido, Alemania, Suiza, Francia, EEUU e Italia. Una decisión recurrida en septiembre por Exteriores.

Sin embargo, la Generalitat las abrió sin pedir el informe previo, al que obliga la Ley de Acción Exterior. Después llegó una segunda tanda de ’embajadas’ en Viena, Tallin, Zagreb, Lisboa, Estocolmo y Beirut. Para ellas, la Generalitat sí pidió el informe previo.

Publicidad

Comentarios