«Nadie se va a quedar atrás». Con esta frase, repetida un par de veces, Pedro Sánchez aseguraba que el Gobierno hará todo lo que está en su mano para frenar la crisis del coronavirus. En rueda de prensa, anunciaba las medidas económicas para ello. Entre ellas, se movilizarán 200.000 millones de euros.

Publicidad

Después de un largo Consejo de Ministros, Pedro Sánchez anunciaba en rueda de prensa las medidas económicas tomadas por el Gobierno para paliar la crisis del coronavirus. Entre ellas, movilizar hasta 200.000 millones de euros. A ello se une algunas medidas ya adelantadas, como los ERTE exprés o la moratoria de las hipotecas.

Sánchez ha estado acompañado presencialmente por la vicepresidenta Carmen Calvo, la ministra portavoz, María Jesús Montero, y los cuatro ministros con competencias en el estado de alarma: Robles (Defensa), Marlaska (Interior), Ábalos (Transportes) e Illa (Sanidad). El resto de miembros del Gobierno han participado y seguido la reunión vía telemática.

Pedro Sánchez arrancaba su rueda de prensa recordando que el coronavirus y, sobre todo, su efecto económico, «es un desafío global». «Son momentos que requieren medidas excepcionales», ha advertido ya de primeras.

Después, insistía en que aún quedan días para frenar la curva. Lo que supone que el número de contagios seguirá en aumento. Para mitigar mientras tanto la crisis, el Gobierno ha aprobado «un decreto ley muy importante para crear un escudo social y económico en nuestro país».

En este punto, Sánchez ha querido agradecer el trabajo y apoyo de patronales y sindicatos, presidentes autonómicos y líderes políticos.

El primer objetivo es, ha dicho, «parar la caída de la producción y el empleo». Y, para ello, «tenemos que ser contundentes». Por eso, anuncia que se movilizarán hasta 200.000 millones de euros. Lo que supone el 20% del PIB. De ellos, 117.000 millones serán públicos. El resto, de recursos privados.

Esta movilización responde al compromiso de «no dejar a nadie atrás, sobre todo a los más vulnerables».

Cuatro pilares

Las medidas económicas del Gobierno se basarán en cuatro pilares diferentes. La primera, apoyar a las familias más vulnerables. Después, a los trabajadores. También hay medidas para las empresas. Y, por último, medidas sanitarias.

A las comunidades autónomas se les repartirán 600 millones de euros para ayudar a los más vulnerables. Y se amplía el suministro de energía, agua y servicios de telecomunicaciones para garantizarlos en todos los hogares.

Respecto a las familias en situaciones económicas complicadas a raíz del coronavirus, se confirma la moratoria de las hipotecas. «En esta crisis nadie será deshauciado», ha dicho.

En cuanto al empleo, Sánchez ha anunciado que los trabajadores pueden reducir su jornada de trabajo para conciliar. También ha confirmado la flexibilización y agilización de los ERTE. «Serán considerados de fuerza mayor y todos cobrarán la prestación de desempleo», ha comunicado.

También se flexibiliza la prestación de cese de actividad para los autónomos, uno de los colectivos más castigados por esta crisis del coronavirus.

El presidente del Gobierno ha hecho un llamamiento a los empresarios para que no despidan. «Queremos que se mantenga el empleo», ha dicho. Por eso, se exonerará las cuotas de Seguridad Social a las empresas que hagan un ERTE.

En cuanto a la liquidez, el Gobierno creará una línea de avales por valor de 100.000 millones de euros. «El Estado será el garante de las operaciones», ha dicho. Y se repartirán 1.000 millones de euros a empresas exportadoras y créditos a las empresas agrarias.

Por último, se reforzará la investigación científica. Se destinarán 30 millones de euros a la investigación.

Alerta sanitaria

En cuanto al decreto de alerta sanitaria, Sánchez ha anunciado que sufre modificaciones. Se prohibirá caminar por la playa y se obligará a hacer actividades de forma individual.

Se permitirá también la apertura de centros sanitarios y las peluquerías serán a domicilio.

Al final de su comparecencia, y como viene haciendo en sus apariciones por el coronavirus, Sánchez ha lanzado un mensaje positivo y alaba la actitud de la población, que está cumpliendo el confinamiento. «Me sumo a ese espíritu de una sociedad que no se va a doblegar, que ha decidido resistir», ha dicho. «Aunque nos preocupa el impacto económico, resistiremos». Aunque nos cueste mantener la moral en pie, resistiremos», concluía.

A preguntas de los periodistas, Sánchez ha asegurado que la UE tendrá que dotar de recursos y planes fiscales para paliar la crisis. Y que las medidas adoptadas por el Gobierno dependerán en el tiempo de la epidemia.

Sobre el confinamiento total que pide Torra para Cataluña, Sánchez ha insistido en que el coronavirus «no entiende de territorios». Y que es importante «que extrememos las medidas». Pero ha evitado responder directa y claramente a la pregunta.

Respecto a si el estado de alarma se alargará más allá de los 15 días, Sánchez ha explicado que ese es el periodo que marca la Constitución. Este miércoles explicará en el Congreso todas sus medidas. Y ha asegurado que su intención es que el estado de alarma dure lo menos posible. Pero hasta que no pasen los 15 días no se valorará la situación de nuevo. «Lo que decidamos tendrá criterios científicos», ha asegurado.

Ha vuelto a recordar que el Gobierno ya dio pautas y recomendaciones para el teletrabajo.

Además, ha confirmado que ha pedido a China material sanitario. Y se desmarca de países como Francia o Italia, que pretenden nacionalizar empresas. «Lo importante es que debe ser una crisis temporal», ha dicho. «Damos dos pasos. Asunción y asimilación del choque que supone. Luego vendrá una fase de reconstrucción donde pediré a todos los partidos que apoyen», ha dicho, antes de dar por finalizada la rueda de prensa.

Publicidad

Comentarios